Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

El circo de la LFP y el Real Murcia... que podría afectar al Real Valladolid

Nuevo sorteo de calendario, dos partidos más si la Liga fuera de veintitrés equipos, viaje largo, otro equipo contra el que pelear... Son varios los factores a tener en cuenta por el Pucela en esta pelea entre LFP y conjunto pimentonero.

Que sí, que no, que nunca te decides. Ajeno a si el Real Murcia acabará siendo equipo de Segunda o Segunda B, uno no sabe en qué acabará esto ya que parece que va para largo -la Liga comienza ya-, pero la realidad es que el resto de aficionados de otros equipos miran con recelo la situación por miedo a que acabe afectando al conjunto de sus amores. En Valladolid no hay excepción.

 

¿En qué podría trastocar los planes del equipo de Rubi la inclusión o no del conjunto pimentonero? Los problemas se hacen evidentes cuando aparece la posibilidad de crear una Segunda División con veintitrés equipos. Una competición ya larga de por sí, de 42 partidos, más Copa, más un posible play off, podría sumar otros dos encuentros y convertirse en una montaña difícil de escalar hasta para el alpinista más pintado. Esa sería probablemente la derivación más dolorosa, pero no la única.

 

De acabar con los nombrados veintitrés equipos, casi con total seguridad lo haría con cinco plazas de descenso en vez de cuatro para regresar a la normalidad cuanto antes. Pero más allá de eso se sumaría otro rival por el ascenso, en contra de los intereses del Pucela. Sí, porque el fútbol es caprichoso y la Segunda muy igualada. Mire usted la gracia que tendría que el Murcia acabara jugando y terminara a final de temporada en puestos de play off. Que estarían en su derecho si así acaba siendo, faltaría más, pero no me nieguen que sería cuanto menos surrealista.

 

Por supuesto, el viaje a Murcia tampoco se trata de uno precisamente cómodo para jugadores ni aficionados, y lo peor es que de no hacerlo la primera plantilla, tendría que hacerlo la segunda del Valladolid, pues los murcianos jugarán en Segunda B con el Promesas o en Segunda con el primer equipo. Eso es de lo poco claro que hay ahora mismo. Cerca de 600 kilómetros en autobús que tendrán que comerse o los chicos de Rubi o los de Rubén de la Barrera.

 

Y el calendario, por supuesto. Una vez tienes todas las jornadas configuradas, ¿qué haces con ese sorteo que se realizó en su día para ver en qué orden juegan todos los equipos entre sí? ¿Se repite? ¿Se intenta hacer un apaño metiendo con calzador al Murcia? A saber cuál sería la opción más asequible, pero este 'pequeño' detalle también suena a esperpento, no lo vamos a negar.

 

Por supuesto, y aunque algunos lo quieran ver de forma más o menos residual, queda la imagen que se da de la competición de puertas para fuera. Por desgracia, a más de uno eso le importa más bien poco.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: