Nuevo año, nueva imagen

Post10 detail

Este año lo Reyes le pueden traer a nuestra empresa una cambio de imagen que posiblemente no le vendrá mal.


    Es época de analizar la inversión que se ha hecho en publicidad y marketing y preparar un presupuesto en base a las previsiones de cada negocio. También es un buen momento para marcar en el calendario los eventos, promociones y fiestas más importantes y en las que queramos llevar a cabo acciones de publicidad y marketing. Por ejemplo, San Valentín, Semana Santa, celebraciones locales etc. Todo esto es básico y forma parte de las tareas que ya deberías llevar a cabo.


    Este momento del año puede ser bueno para afrontar un cambio de imagen, así podremos incluirlo en nuestro presupuesto anual y aprovechar las promociones que vayamos realizando para potenciar dicho cambio;  pero:


¿Cuáles son las claves para llevar a cabo un cambio de imagen?


1) Si hace poco, menos de un año, y no hay un buen motivo para ello; no debes cambiar la imagen de tu negocio, no darás tiempo a tu público a familiarizarse con la nueva imagen.
2) Un cambio nunca debe estar motivado por simple moda o capricho, hay que estudiar qué imagen tiene de nosotros el consumidor, compararlo con la imagen que queremos transmitir y llevar a cabo los cambios que potencien más la imagen que queremos transmitir en la mente del consumidor.


3) Los cambios de imagen no siempre suponen una gran inversión, es aconsejable llevar a cabo cambios graduales, podemos conservar por ejemplo los principales rasgos de nuestra imagen corporativa (colores,  tipografía, etc.) y cambiar aquello que más nos interese (adaptación de logotipo, carcelería,  uniformes etc.).  Económicamente será menos costoso.


4) Los cambios radicales sólo son aconsejables cuando el negocio está estancado en el pasado, no se reconoce, apenas tiene personalidad y no es bien recordado por el público.  Hay empresas cuya imagen y personalidad es tan potente que afrontan bien un cambio de imagen corporativa radical, pero no es lo habitual, normalmente las grandes empresas van llevando a cabo pequeños cambios que en el tiempo suponen grandes diferencias, pero que nunca desconectan con el recuerdo del consumidor, un ejemplo claro lo tenemos en las marcas de vehículos, podemos observar como con el paso de los años el diseño de su logotipo ha cambiado mucho, pero los cambios han sido graduales y reconocibles.


5) Nunca debes aprovechar merchandaising, papelería, uniformes etc. de la antigua imagen, en cambio debe aplicarse a todos los sitios en los que estuviera la antigua imagen.
6) Evidentemente si cambia el nombre de la empresa, o su actividad principal se  llevará a cabo un cambio de imagen inmediato.  Claro ejemplo de esto en Ávila, entre otras empresas, es Vitalia, centro de estética que ante su reciente cambio de nombre en 2014 a afrontado con éxito un cambio de imagen, respetando las líneas principales de su antigua imagen y renovando su logo.  


Resumen y conclusión:


    Un cambio de imagen debe orientarse hacia la imagen más adecuada a tu público, hacia lo que quieres potenciar o transmitir; Cuidado con los cambios drásticos, tus clientes deben ser capaces de reconocer tu negocio con facilidad.
Agradecimientos: (fotografía) Centro estético Vitalia, Avd. de Portugal 20 – Ávila.   

Comentarios

Esperanza 08/01/2015 13:17 #3
Me gustan las ideas que das. Muy interesante
Sonsoles 08/01/2015 13:06 #2
Gracias por tus forma de explicarlo, por lo menos para mi es mas comprensible
luchi 06/01/2015 11:10 #1
Me gusta

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: