Ihernandez original

Protókollom

Isabel Hernández

Un hombre en una corte de mujeres

El martes asistimos a la coronación de Guillermo Alejandro como Rey de Holanda, un país de los más progresistas y liberales del mundo pero que según las encuestas realizadas para la ocasión le dan a la exreina Beatriz, a su hijo y a la institución monárquica un apoyo del 71% de la población.

Es verdad que las encuestas son muy relativas y que aunque se pregunta a unos pocos, los resultados se extrapolan, y dicen las estadísticas que son fiables casi al 100% aunque, como todo, podemos tener nuestras dudas.

 

Pero, al igual que pasa en estos momentos en España, la monarquía en los Países Bajos tuvo algún que otro momento complicado, en este caso por los negocios del segundo hijo de la reina, Friso, que actualmente está en coma y es una de las causas que dicen que han llegado a la reina a renunciar a su corona: el amor a su hijo y el cuidado que pueda darle en estos momentos, aunque él no se entere.

 

Aunque también hay que tener en cuenta los antecedentes, ya que tanto la madre, como la abuela de Beatriz también renunciaron al trono al llegar a determinada edad, me imagino que con la convicción de que ya no podían desempeñar sus funciones de la misma forma.

 

En España y en otras monarquías del mundo, como por ejemplo la inglesa, la abdicación no es algo que se haya tenido en cuenta ni se haya utilizado por muchos monarcas: algunos lo hicieron obligados por las circunstancias (léase el padre de D. Juan Carlos) y otros por problemas de salud como Carlos V.

 

Pero no es nunca la primera opción, y eso quedó claro el martes cuando él Rey, que está “de baja médica” acudió a ver el partido del Real Madrid-Dormund. No porque le apeteciera, ni porque sea el momentos más indicado “para esas frivolidades” (en España hay 6.200.000 parados y si comparamos las cifras de audiencias de los últimos 4 partidos de la Champion, con las de las manifestaciones del 1 de mayo, ya sabréis todos quien arrasó y por goleada, ¿no?).

 

Los asesores del monarca debieron decirle que era el día indicado para demostrarles a todos que D. Juan Carlos no tiene intención de abdicar aunque el Príncipe Felipe esté muy bien preparado y haya salido “casi ileso” del caso Urdangarín.

El día de la coronación de Guillermo varios los herederos a monarquías de todo el mundo acompañaron el primero de todos ellos al que le ha tocado el relevo. Algunos de monarquías parlamentarias, otros de corte más autoritaria como las de los países árabes, e incluso el heredero de Japón que a pesar de ser un país muy avanzado siguen considerando al monarca una divinidad.

 

Y es que si retrocedemos hasta principios del siglo XIX las monarquías existentes en el mundo eran más del doble de las actuales. Puede que al final del presente siglo muchas de ellas hayan desaparecido, no es ni mejor ni peor es una evolución natural de la forma de pensar y de proceder de los ciudadanos.

 

Las cosas no son ni mejores ni peores sino que al igual que el protocolo hay que ir adaptándose al devenir de los tiempos y a lo que los ciudadanos demanden, ya lo hicieron los franceses que llevan varios siglos siendo una República, no sé si en España ese cambio se producirá antes o después de que Felipe sea Rey, habrá que esperar.

 

Mientras tanto sólo me resta decir Viva el Rey, Dios Salve al Rey….Guillermo claro está.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: