Miguel navarro original

Por tierra de campos

Miguel Navarro
Blog de Miguel Navarro

Tarjeta roja

Parece que el macropuente ha sido lo de menos esta semana en Peñaranda. En todos los foros se ha hablado de los hechos acaecidos el pasado domingo en el polideportivo Luis García cuando la afición se enfadó con el árbitro quien reflejó en el acta que había sido agradedido por dos aficionados

El árbitro del partido entre el Peñaranda y el Huracán Z, que se disputó el domingo 25 de noviembre, reflejó en el acta que tras el encuentro, unas 150 personas se abalanzaron sobre él, siendo agredido por dos de los aficionados. Este hecho ha sido sin duda el más comentado esta semana en los foros peñarandinos, mientras tomábamos un café o cuando nos encontrábamos con algún amigo o conocido en la calle. 

 

En primer lugar hay que condenar cualquier acto violento. Nadie debería argumentar que la mala o pésima actuación arbitral es motivo para que dos aficionados golpeen en un terreno de juego al colegiado. Se debe de dar ejemplo, y especialmente ante los más pequeños a los que se les intenta educar y enseñar una serie de valores intrínsecos en la práctica deportiva, y que están muy lejos de situaciones como la vivida en el polideportivo Luis García. 

 

Para que no se repitan hechos como los señalados, lo primero de todo es tener un poco de cabeza fría, siendo todos conscientes de lo que tenemos a nuestro alrededor. Sinceramente, a veces nos creemos más de lo que somos. El CD Peñaranda es lo que es. Hay todavía hoy personas, que añoran tiempos en los que el club peñarandino jugaba en la tercera división.

 

Por otra parte, tampoco estaría mal que la Policía Local se pasara de vez en cuando por el campo de fútbol. Soy de los que pienso que la Guardia Civil tiene que atender demasiados pueblos para tener que ir también al fútbol. Pero la Policía Local no tiene escusa para no estar de forma esporádica en el Luis García. 

 

Afortunadamente la sangre no va a llegar al río, y la sanción al Peñaranda se reduce a 150 euros y el aviso de cierre de campo si vuelven a suceder incidentes como los señalados. 

 

No por ello es baladí recordar que el Ayuntamiento de Peñaranda tuvo la oportunidad de ceder la gestión de los designios deportivos a un club privado de personas que se ofrecieron para gestionar el fútbol, con una aportación económica del Consistorio y la cesión de instalaciones. Fue un error no dejar ese papel en manos de los padres y empresarios, ya que tantos años esperando ese tren, y cuando apareció lo perdimos. Ahora, nos preguntamos sí algún día, el Ayuntamiento tendrá de nuevo esa oportunidad de desligarse de las decisiones ejecutivas del CD Peñaranda, ya que tiene que estar preocupado más por otros asuntos, sin olvidarse de ayudar a las personas que quieran promocionar el deporte en la ciudad. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: