Julio lopez silueta original

Pienso, luego existo

Julio López

Pitadas

Vaya por delante que me encanta el fútbol. Practicarlo (he jugado activamente hasta los 45 años) y verlo. Sobre todo, verlo. Y aunque soy muy, muy merengón, disfruté con la final, y muy especialmente con el primer gol del barsa. Me quito el sombrero ante el golazo de Messi. Pero lo deportivo ha pasado a segundo plano por lo político, como suele suceder en este país, que acostumbra a confundirlo todo. No. No se habla de Messi. Se "parla" de la pitada al himno de España.

 

No. No me gustó la pitada. Más que expresión de sentimiento nacionalista, fue una expresión de falta de respeto. Y cuando alguien pierde las formas, también pierde la razón en el fondo de la cuestión. Siguiendo con el fútbol, siempre me ha llamado la atención que siendo un estado federal, cuando un equipo alemán juega fuera de Alemania, la inmensa mayoría de las banderas de sus seguidores son alemanas, no de Baviera, de Hamburgo, o de la Baja Sajonia. Y supongo que habrá fuertes tensiones nacionalistas en la mayoría de los estados germánicos, sobre todo si tenemos en cuenta las desigualdades de renta y riqueza existentes entre ellos. Y respetando la presencia de la Ikurriña o de la Senyera en el campo, faltaría más, los pitos sobraron, como sobra siempre cualquier manifestación de falta de respeto hacia el que piensa de forma diferente. Me da igual que sea mayoría o minoría, porque esa actitud ha trivializado la reivindicación, llevándola al mundo de la estética. Y ahí, catalanes y vascos tienen las de perder.

 

No me gusta la idea de sanción que defiende el PP por la pitada. Sancionen a quién sancionen. Es como poner puertas al campo. Si no quieren esa animadversión hacia España en Cataluña y el País Vasco, que trabajen día a día desde la tolerancia en esas dos comunidades autónomas. Así de paso dejarían de ser una fuerza política marginal en esos dos territorios. Siempre me ha hecho gracia la hipocresía de la derecha respecto a los nacionalismos. Dejadme, a modo de ejemplo, que recuerde lo que sucedió con Aznar, que hablaba catalán en la intimidad cuando necesitaba los votos de CIU para gobernar, mientras que cuando arrasaron en su segunda legislatura permitía y alentaba aquel desafortunado “Pujol, enano, habla castellano” vociferado desde la calle Génova. Y ahora quieren desde el PP sancionar a Cataluña y al País Vasco por los pitidos... ¿eh? Como se nota que Rajoy tiene mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados (de momento).

 

Además, hay otras muchas manifestaciones extradeportivas en los campos de fútbol que parecen no ser merecedoras de sanción por parte del actual gobierno, y a mi juicio son tan graves o más que la pitada al himno. Insultos racistas, exaltación de idolos futboleros condenados por maltrato, manifestaciones xenófobas, violencia con agresiones físicas incluso con muertos como hubo en el Atco. Madrid - Depor, etc. etc. 

 

Por último, supongo que habrá problemas mayores en España que la pitada, como para que el Telediario de la 1 lleven tres días abriendo con esa noticia, y o para que haya varios medios escritos con sus portadas apocalípticas sobre el tema un día sí y otro también ¿no? ¿o es que se creen que los españoles somos tontos, y nos olvidamos de la corrupción, del paro, y de los resultados de las elecciones del 24 de mayo porque nos repitan 200 veces al día la pitada?

 

En fin, que parece que Benítez ha fichado por el R. Madrid. A ver si hay suerte, y el próximo año ganamos algo…             

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: