Julio lopez silueta original

Pienso, luego existo

Julio López

Elecciones... (I)

Aunque el vuelco electoral que se avecina para el 24 de mayo es indiscutible, el impacto será muy dispar en las distintas CCAA. Y aunque el resultado es muy incierto, lo que sí se puede hacer es delimitar el juego de porcentajes que han de darse en el reparto de votos para que se den determinados resultados...

Como sabéis, faltan menos de tres meses para las elecciones municipales y autonómicas, y creo que nadie discute que todo cambiará con relación a los resultados de 2011, especialmente desde hace poco más de un mes cuando el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) confirmó el fin del bipartidismo con la llegada de PODEMOS a un nuevo sistema con tres partidos muy por encima de los demás (con permiso de CIUDADANOS). 

 

Pero aunque el vuelco electoral que se avecina es indiscutible, sí hay incertidumbre sobre la intensidad del mismo, un impacto que será muy dispar en las distintas CCAA, por varios motivos. Por un lado, porque la predisposición a cambiar el sentido del voto hacia opciones nuevas es menor en zonas con un elevado porcentaje de población residiendo en pequeños municipios, que en otras con grandes núcleos de población. Y por otro, porque tampoco da igual hablar de territorios donde tradicionalmente el voto entre el PP y el PSOE supera el 80% del total, como Castilla y León, que de otros donde las opciones nacionalistas hace que estos dos grandes partidos no lleguen ni de lejos al 50%.

 

Por tanto, aceptando el cambio, la cuestión es cuánto puede variar la composición de las Cortes de Castilla y León, o de los principales Ayuntamientos de la Comunidad. En este sentido, lo que voy a hacer en este post es determinar “a modo de muestra” las condiciones que se tienen que dar para que se den diferentes resultados en las elecciones autonómicas en la provincia de Palencia, donde hay 7 procuradores en juego, sin prejuzgar absolutamente nada. Es pura matemática. Sólo describo escenarios, y a vosotros os toca pensar cuál de ellos os parece más probalble. Ahí van:

 

Primer escenario: PP (4) – PSOE (3) – PODEMOS (0)

Condiciones para que nada cambie:

  1. El PP cuadruplica los votos de PODEMOS.
  2. El PSOE triplica los votos de PODEMOS.

 

Segundo escenario: PP (3) – PSOE (3) – PODEMOS (1)

Condiciones para que el PP pierda un procurador, y lo gane PODEMOS:

  1. El PSOE supera el 75% de los votos del PP.
  2. El PP no cuadruplica los votos de PODEMOS.

 

Tercer escenario: PP (4) – PSOE (2) – PODEMOS (1)

Condiciones para que el PSOE pierda un procurador, y lo gane PODEMOS:

  1. El PSOE no llega al 75% de los votos del PP.
  2. El PSOE no triplica los votos de PODEMOS.

 

Cuarto escenario: PP (3) – PSOE (2) – PODEMOS (2)

Condiciones para que el PSOE y el PP pierdan un procurador, y los gane PODEMOS:

  1. El PSOE no llega al 75% de los votos del PP, pero sí al 50%
  2. El PP no duplica los votos de PODEMOS.

 

Habréis advertido que el contexto electoral asumido es “conservador”, en el sentido de que supongo que cualitativamente nada cambia, y que el partido más votado será el PP, el segundo será el PSOE, y el tercero será PODEMOS, que a su vez sacará más del doble de votos a la cuarta formación en votos (IU o CIUDADANOS). Cualquier otro contexto que podamos imaginar implicaría un mayor vuelco electoral en la provincia:

 

  • Así, si el contexto fuese que el PSOE aventajara en votos al PP, las condiciones de los anteriores escenarios serían las mismas, pero cambiando las siglas PP por PSOE y viceversa.

 

  • Y si PODEMOS superase en votos al PSOE y al PP, la formación morada lideraría el número de procuradores electos en la provincia (con 3 o 4 procuradores) y los restantes, serían repartidos entre PSOE y PP.

 

Quede claro que sólo he pretendido delimitar el juego de porcentajes que han de darse en el reparto de votos para que se den determinados resultados en las elecciones autonómicas en Palencia, una reflexión que se puede hacer para las restantes provincias castellanas y leonesas. Y la conclusión es que de las cuatro opciones barajadas, la primera (que nada cambie) es descartable por imposible dadas las encuestas, y de las otras tres opciones posibles, dos de ellas confirmarían que la izquierda ganaría las elecciones en Palencia. Ojo al dato, que diría aquel.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: