Julio lopez silueta original

Pienso, luego existo

Julio López

Elecciones andaluzas. ¿Extrapolable a Castilla y León?

El resumen de la jornada del pasado domingo 22 de marzo es sencillo. El voto de los andaluces ha confirmado, una vez más, la enorme fortaleza del PSOE en Andalucía; también el desplome de PP e Izquierda Unida, las otras dos fuerzas tradicionales; y el ascenso de las nuevas formaciones, Podemos y Ciudadanos. Las encuestas ya lo vaticinaban, pero muchos se resistían a creérselo. Esta vez, la encuesta del CIS de principios de marzo acertó de pleno.

 

Es más que conocido el reparto de escaños del parlamento andaluz: Al PSOE le corresponden 47 escaños, los mismos que en la anterior legislatura, y a ocho de la mayoría absoluta. El PP obtiene 33 diputados, 17 menos que en 2012. Podemos suma 15 escaños. Izquierda Unida se desploma y logra cinco, siete menos que hace tres años. Y Ciudadanos se alza con nueve, y por el juego de mayorías tiene la llave de la gobernabilidad de la comunidad.

 

La cuestión es… ¿hay alguna posibilidad de extrapolación a otros territorios de este resultado? Yo creo que sí, porque con independencia de donde residan, los ciudadanos nos perdonan al PP estos tres años y pico de (des)gobierno de Mariano Rajoy, y eso tienen sus consecuencias en las urnas, como es lógico. En cualquier caso, sois vosotros los que tenéis que llegar a esa u otra conclusión, y para ello creo que lo mejor no es hablar de reparto de escaños en las elecciones andaluzas, sino de porcentaje de voto, y compararlo con el habido en 2012.

 

Los tres grandes partidos tradicionales pierden 22,7 puntos en el reparto del porcentaje de votos:

PP: 26,7% (2015) – 40,7% (2012): Cae 14,0 puntos, lo que supone una pérdida del 35% de los votos obtenidos en 2012

PSOE: 35,4% (2015) – 39,5% (2012): Cae 4,3 puntos, lo que supone una pérdida del 10% de los votos obtenidos en 2012.

IU: 6,9% (2015) – 11,3% (2012): Cae 4,4 puntos, lo que supone una pérdida del 39% de los votos obtenidos en 2012.

 

Por otro lado, Podemos y Ciudadanos agrupan al 25,1% de los votos emitidos:

Podemos: 14,8% (2015)

Ciudadanos: 9,3% (2015)

 

Si sucediera eso en una provincia como Valladolid, el reparto de sus 15 escaños pasaría a ser el siguiente:

PP (cae del 50% al 32,5% de los votos): 6 procuradores (pierde 3).

PSOE (cae del 30% al 27% de los votos): 5 procuradores (no pierden ninguno).

IU (cae por debajo del 5% de los votos): se queda sin representación parlamentaria.

Podemos obtiene el 14,8% de los votos: 3 procuradores

Ciudadanos logra el 9,3% de los votos: 1 procurador

 

Por supuesto, hay un sinfín de variables que impiden hacer linealmente esa extrapolación, pero sirve de punto de partida para los que queráis ir un poco más allá en la reflexión sobre lo que puede suceder en mayo en Castilla y León, a tenor de lo sucedido en Andalucía. Ya no son sondeos. Son realidades.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: