Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

!Ojalá no sea sólo la crisis! Stop a la violencia machista

Hace unos meses tuve la oportunidad, y el tiempo, para poder ver una película apasionante. A decir verdad, la butaca de mi salón tuvo que soportarme dos días, la cadena de TV la repuso. El film en cuestión era €˜Amezin Grace€™, su argumento narra en la vida del político Británico William Wilberforce (1759-1833), la cara pública de la campaña en contra de la esclavitud. En 1791 Wilberforce presentó un primer proyecto abolicionista en la Cámara de los Comunes que fue rechazado por una mayoría aplastante.

En 1807, después de una inmensa campaña de concienciación social y de una estrategia de presión económica sobre los ricos comerciantes del negocio de la esclavitud, Wilberforce su logró su objetivo. Esta vez, la amplia mayoría aprobó su proyecto de ley. Aún así, el acta de libertad de todos los esclavos del imperio británico no se dictó hasta el año 1833. A los pocos días Wilberforce murió.

Regresando a nuestra nación, recientemente se ha anunciado que la Comunidad Balear dejará de financiar los abortos de las clínicas privadas de su territorio, eliminando la partida correspondiente de los presupuestos del año 2012. Esta cuestión tiene múltiples lecturas y todas ellas positivas. La primera de ellas es que una Administración Pública deja de financiar el negocio de la muerte y el tráfico de seres humanos con el que se están enriqueciendo los €œtécnicos de la muerte€. La segunda es que una Administración Pública da un pequeño paso para concienciarnos de que €œel aborto no es un derecho€. La tercera, y la más importante, es que si se cierra esta vía, se han de abrir nuevas alternativas para apoyar a la mujer embarazada con conflicto de intereses ante una gestación sobrevenida.

El debate público sobre el aborto no está cerrado. Ni mucho menos. Existen muchas falacias de algunos sectores sociales que defienden un feminismo egoísta que entiende que el ser humano es una isla y que sus decisiones personales no afectan al conjunto de la sociedad. Europa vive un suicidio colectivo, consentido y callado. No es un eclipse demográfico, es, más bien, un ocaso demográfico fomentado desde la Administración Pública que, en vez de velar por los intereses generales, incentiva un individualismo atroz cuya primera víctima es la mujer. Es la nueva esclavitud contemporánea. Se trata un nuevo exterminio democrático consentido y aprobado por todos. Un aborto financiado por la Administración Pública es una forma de violencia machista desde el Estado contra la mujer.

En Salamanca, y en muchas ciudades españolas, un ejército de voluntarios están acogiendo, acompañando y consolando a un buen grupo de madres que están solas y que sufren una violencia intolerable del grupo social en que viven: el varón que la embarazó, familia, amigos, médicos, asistentes sociales, medios de comunicación, contexto educativo. Ellos son los culpables de que una mujer se vea abocada al aborto. Ante un embarazo imprevisto, la familia acoge, los amigos acompañan, los médicos asesoran, los asistentes sociales buscan ayudas, los medios de comunicación hablan bien de la maternidad, el contexto educativo expone con verdad y sin falacias que una mujer que sufre un aborto provocado padece violencia en su cuerpo y en su mente. ÂżY la Administración Pública qué? Ya está dando los primeros pasos, ojalá no sean los últimos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: