Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

RELACIONES PADRES-HIJ@S

Desde el momento que nos planteamos la idea de ser padres, ya estamos aceptando unas obligaciones y unos derechos que hasta el momento ni habíamos pensado.


Una vez tomada la decisión y si todo sale bien, en un año, año y medio, nuestra vida ha dado un giro de 360º, y ahora el principal objetivo es el bienestar del hijo. Nadie avisa de lo difícil que puede llegar a ser esta adaptación a la nueva vida de la familia, los padres y madres comienzan a conocerla sin dormir horas continuas, aprendiendo a enfriar un biberón o pegar bien las tiras del pañal, en esos momentos es cuando uno es totalmente consciente del papel que ha asumido y la responsabilidad que tiene.
Pasamos a la siguiente fase, el dolor físico aparece, es continuo, debemos sujetar sus manitas para que comiencen a andar, y nuestros riñones ya comienzan también a formar parte de la paternidad o maternidad adquirida, y nuestra sonrisa no deja de aparecer en nuestro rostro cansado pero feliz.


 Y ya cuando uno menos se lo espera, comienza la etapa del colegio, en la cual nos preparamos para que nuestros hijos pasen a tomar obligaciones y los padres volver a estudiar los ríos!


En todo este tiempo, las relaciones con los hij@s se realizan  mediante demostraciones de amor y cariño, explicando al niñ@, todo lo que le rodea. Sin olvidar los “berrinches”, la manera que tienen los niñ@s de discutir con nosotros, y que en ocasiones pueden llegar a hacerlo tan bien, que esa discusión se lleva a la pareja.
El problema que se plantea en el despacho de un terapeuta u orientador familiar, en concreto en Gabinete Trabajo Social Ávila, en esta etapa, es sobre todo la crisis post parto de la madre, el agobio de ambos padres por no saber llevar bien esta situación, y el abandono de la relación de pareja.


Las relaciones de los padres con sus hij@s en la infancia, suelen ser las mejores. No hay responsabilidades, ni obligaciones para los hijos, sólo las impuestas por los padres, se puede decir que la situación está controlada.


En esta etapa hay que explicar y razonar continuamente las cosas a los niñ@s, las causas y consecuencias de lo que se realiza. La relación es amorosa, sin olvidarnos del papel de padres.


Con la pre adolescencia, comienzan las obligaciones de nuestros hij@s, que a la vez pasan a ser obligaciones para los padres.


 La relación en este momento de los padres con los hijos está marcada por altibajos muy diferenciados, pasan activamente de tener que ser padres severos y en un momento tener que ser cómplices con su hij@. Para mantener una buena estructura familiar los padres nunca deben perder el papel de padre o madre.


En la adolescencia muchos padres se hacen amigos de sus hij@s, siendo una relación adecuada, mientras esa amistad admita el papel de padre o madre cuando deba ser necesario.


Si se nos olvida retomar el papel de padres, tenemos un problema, nuestro hijo no va a tener la figura paterna o materna necesaria para su desarrollo en la adolescencia, y sin esa figura, no tendrá a nadie que le ayude a diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Las relaciones de padres con adolescentes son complicadas, a veces en el despacho sólo se necesita dar a la familia unas pautas para retomar una estructura estable.


Pasada la adolescencia, los hij@s son adult@s y comienzan con su vida, el síndrome de nido vacío, es pasado por los padres de muchas y variadas maneras.


Y poco a poco los hij@s hacen sus vidas y los padres continuaran ayudando y apoyando en lo que el hij@ necesita, pero sin molestar y el hij@ comenzará a retomar el papel de cuidador, y así apoyará y cuidará de sus padres; aunque en la actualidad,  ¿qué harían muchas familias sin el apoyo de los abuelos?, ¿verdad yayos?.


Los padres se convierten en abuelos y los que eran hijos en padres y así comienza otra vez la historia…..


Hoy me despido diciendo desde aquí a mis padres e hija, que no tengo palabras para agradecer lo que han hecho y hacen por mí.


Y también quería compartir esta frase de mi cosecha: “Las personas nos esforzamos mucho más por ser mejores madres y padres que por ser mejores hijos”, espero que te sirva para pensar en tu papel en la vida.


Como siempre os digo, no dudéis en dejar vuestra opinión o dudas. La semana que viene un nuevo post, y mientras tanto, estaré en: www.gabinetetrabajosocialavila.es o @tsocialavila

Comentarios

Maria Jose 09/03/2015 22:05 #1
Tu padre y madre tienen que estar por lo menos contentos de tener una hija que reconoce su sacrificio, aunque para ellos sera una satisfaccion poder ayudarte, sigue con tus comentarios cada vez mas interesantes

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: