Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

HISTORIAS DE AMOR II

La semana pasada estuve escribiendo sobre las historias de amor en las primeras etapas, cuando nos conocemos, nos enamoramos, nos decidimos por ir a vivir con la otra persona….


Continuamos con la evolución de la pareja.


Cuando una pareja decide tener hijos, es importante, y esta decisión es para toda la vida. Una pareja puede divorciarse, pero en el momento que tienen familia en común, serán una familia toda la vida, de una manera u otra.


No me olvido del reparto de responsabilidades, yo recuerdo cuando era niña que la mayoría de las mamás se ocupaban de sus hijos, y cuando se casaban, dejaban sus trabajos, si los tenían, para ser mantenidas por el marido y ocuparse de la casa y de sus hijos, esas madres tienen una parcela en el cielo, no quiero imaginarme, lo que puede llegar a ser depender totalmente de otra persona por obligación o costumbre y tener toda tu vida centrada en el marido, en los hijos y en la casa.


Yo soy mujer trabajadora, y a veces pienso que me encantaría poder cuidar de mi casa y de mi hija sin más responsabilidades, pero también reconozco, que tener una independencia económica me ha ayudado muchísimo en muchas decisiones que he tomado en la vida.


Bueno, continúo con el post, que me voy del tema.


Ahora me llama mucho la atención como el cuidado de los hijos suele ser una responsabilidad compartida por los dos progenitores, cuando voy al parque con mi hijita, allí hay el mismo número de papas, que de mamás al cuidado de sus pequeños, eso en mi niñez era impensable, y creo que es un factor importantísimo en el desarrollo de una familia, donde los dos, conocen de primera mano lo que conlleva el cuidado de los hijos, el hacer la comida, el tener la ropa preparada, el tener que buscar tiempo para hacer los deberes, y para el baño, y todo esto compaginado con el trabajo. Y también creo que es un factor importantísimo para el desarrollo de la pareja, el compartir responsabilidades, hace que conozcas el problema de primera mano, y puedas colaborar y tomar decisiones razonables sobre el mismo.


Seguimos con nuestra vida centrada en nuestros hijos, y estos crecen, dando alegrías y problemas que vamos solucionando como vamos creyendo conveniente y llega un momento en el que se hacen mayores, y de repente, la pareja se encuentra sola, los hijos han volado, y se comienza a volver a vivir el uno con el otro, y nadie más, muchos matrimonios pasan una etapa difícil cuando se encuentran en esta fase, llamada, “Síndrome de nido vacío”.


La pareja tiene tiempo libre, tiempo del uno para el otro, y llevan muchos años sin tenerlo, es difícil crearlo en poco tiempo, por lo que se tiene que hacer poquito a poco, y sin precipitarnos.


Cuando llegamos a esta etapa de la vida nuestra historia de amor, es muy madura, ha pasado por difíciles momentos que hemos ido superando, crisis en las que nuestra relación ha sobrevivido y ahora hay que pensar en disfrutar de otro modo, nuestra pareja es nuestro amigo/a, nuestra compañía y nuestro cuidador en los malos momentos, y debemos cuidarlo y amarlo como el primer día, porque fue nuestra elección!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: