Silueta original

Palabras de becaria

Alicia Presencio
Aprendiendo rápido entre letras que forman palabras...

Quejas

Ali vuelve a dar un poco de guerra en este blog semanal. Empecemos...

La sitación actual de falta de empleo está pasándonos factura a muchos de nosotros, los becarios veraniegos. (No, no he tenido vacaciones).

 

Creo que llevo ya un tiempo prudencial de trabajo como para poder quejarme. Hya cosas que no me gustan, que no son lo mío, y cometo la terrible osadía de quejarme a la par que lo acompaño con un mohín.

 

Mi sorpresa vino cuando, a comienzos de las quejas, la mayoría de la gente de mi alrededor o de un perímetro más lejano me cortaba en el nacimiento de dicho mohín, bajo un: "no te quejes, que al menos cobras". "¡Rediós! ¡Es cierto" ¡Gracias por recordármelo! No sé cómo no me había parado a verlo...

 

Parece que se ha impuesto la norma no escrita de: "Si tienes trabajo o sucedáneo que implique ganar, aunque sea poco dinero, NO TIENES DERECHO A QUEJARTE." No abras la boca. Nada. Cero. Pero... que no. Shhhhhhhhh

 

Y yo me pregunto... si no nos quejamos, ¿cómo tenemos las narices de pedir luego que cambien las cosas? ¿Tener trabajo se ha convertido en un lujo en vez de un derecho?

 

Quéjese, tenga o no trabajo. Tiene derecho. Pero póngase manos a la obra para que esa queja... llegue a buen puerto.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: