Silueta original

Otoños y otras luces

Jesús Quintero

Sobre Adolfo Suarez, la imagen y la memoria

Fu20 portada1 detail

Hoy las nuevas tecnologías nos permiten estar comunicados e informados en “directo”. 

La distancia y el idioma han dejado de ser un obstáculo para recibir información actualizada, más o menos trascendente, del lugar donde discurre nuestra vida cotidiana. Cuando estás lejos de tu país, por motivos de ocio, trabajo, etc. y se producen noticias o hechos sobresalientes que le afectan son una oportunidad para saber cuál es la imagen que se proyecta en el exterior y que puede ayudarnos a acercarnos al fenómeno de la imagen, la autoimagen y la conducta.

 

Desde Roma he podido seguir el amplio tratamiento que los medios de comunicación, tanto españoles como italianos, han dado a la figura de Adolfo Suarez desde el momento que se dio la noticia de su fallecimiento, a su memoria, al reconocimiento de su trabajo por España y a la unidad que se creó por unos días alrededor de su figura. El modelo de la Transición política española es sabido que es muy bien valorada también fuera de nuestras fronteras, de la que el presidente Suarez fue uno de sus protagonistas más destacados junto a todos los españoles, como reza en su epitafio “La concordia fue posible”. También se ha recordado que a Adolfo su tiempo también le dio la espalda. Para eso también está la memoria.

 

Junto a las muchas imágenes del primer presidente de la democracia recuperadas del pasado, como en el Congreso plantando cara a los golpistas el 23-F o estrechando la mano de La Pasionaria, se han puesto en valor sus formas de hacer política basadas en el diálogo, el consenso, la negociación, el pacto, o el interés general,  y que los medios de comunicación de esos días, también los italianos, han acompañado en la información sobre la actualidad en España a la de grupos de encapuchados dando palos y tirando piedras a la policía, rompiendo escaparates y mobiliario urbano, quemando banderas, irrumpiendo en aulas de universidades donde los jóvenes se están formando, etc., viejas fórmulas radicales utilizadas en otro tiempo y asociadas al terrorismo callejero en el País Vasco. Esto es lo que allí, en Italia, también se veía y se decía, aunque ellos también tienen lo suyo.

 

Adolfo Suarez fue uno de los que hizo posible un sistema de libertades tan amplio y generoso en España que hasta pueden aprovecharse de él las personas que obran de manera tan equivocada al entender que hay momentos en los que sí está justificado el uso de la violencia. Ni un policía debe tocar a un ciudadano, ni un ciudadano a un policía sin que tenga consecuencias para aquel que se ha excedido. Los que atentan contra el orden son los únicos culpables.

 

Se ha puesto de moda ver que en cada fin de fiesta reivindicativa, aparecen los que utilizan el ritual de la violencia para crear el caos, que en el fondo es agredir a la esencia misma de la convivencia democrática. Por esto creo que es el momento en el que la sociedad se coloque delante de un espejo para ver y comprobar cuál es la imagen que proyectamos y con la que somos percibidos, y así entender muchos aspectos de la conducta humana para terminar preguntándonos ¿cómo es nuestro comportamiento individual y colectivo?. La historia, que al final no es más que la memoria del paso de la humanidad por el mundo, escrita con la perspectiva del paso del tiempo, reflejará en su espejo todos los matices de nuestro tiempo.

 

Una vez más se ha escrito una paradoja al utilizar la memoria para ensalzar la tarea de un gobernante que sufrió como otros muchos mortales la enfermedad del Alzheimer, esa que te deja sin poder saborear tus propios recuerdos y vivencias más importantes, en esa aventura fascinante que es la vida, en la que cada día se descubren nuevos rumbo

Comentarios

maria 31/03/2014 11:59 #1
Muchas gracias por la elegancia y respeto de este artículo...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: