Silueta original

Otoños y otras luces

Jesús Quintero

Como un cartero

Nos hemos pasado la primera semana de vacaciones construyendo una valla para delimitar un espacio en el jardín para nuestra nueva mascota. Como es la primera experiencia, hemos acudido a conocidos, a algún profesional, libros, e incluso a la red, para estar a la altura en los primeros pasos en la “educación” de Megan que es como se llama la perrita labrador.

La expectación familiar fue 'in crescendo' a medida que se acercaba el día de la entrega,  y a la cita acudidos la familia al completo. Pensamos: todo está preparado.  El criador nos la entregó en una caja de cartón, casi oculta entre hojas de periódicos y de revistas. Y, como no podía ser de otra forma, antes de llegar a casa ya estaba en Twitter e Instagram. Pasados ya algunos días, supongo que casi todo estará entre la normalidad y algún que otro “exceso” de “primerizos”.

 

Como un cartero, Megan vino entre unos papeles que le sirvieron de lecho rodeado de fotos, reportajes, y noticas de actualidad de personas como los jazidíes a quienes persiguen los islamistas radicales en Irak, sin un lugar adonde huir, sin alimentos y sin agua hasta el punto de que algunos fallecen por deshidratación, cuando no han sido ejecutados, o enterrados vivos. Junto a ellos cristianos y chaquíes están sufriendo persecuciones y un genocidio equivalente a lo sucedió en los noventa en Los Balcanes o en Ruanda.

 

También hay hojas que hablan de moda, de historia, una entrevista a Vicky Pulgarín la ganadora de “MasterChef 2014” y algunos columnas de opinión sobre el fraude en los cursos de formación en Andalucía, de la habitual manipulación del lenguaje que hacen los nacionalistas, y una foto de unos hombres subidos a lo alto de una alambrera vigilados por otros, y de mucho sobre lo que no tenemos respuestas.

 

También en agosto hay mucho cordero degollado, aunque estemos entre la tumbona y la sangría, Bisbal, José Tomás, la última película de Scarlett Johansson, el inicio de la Liga, los metales  de Belmonte en el Europeo de natación, o el estilo “rip and roll” (rotos y doblados) de los pantalones de Doña Leticia.

 

Y con todo ello, no pude por menos de recordar que tenía una nota en el blog azul de anillas que me acompaña desde que hace muchos años me entró la manía de tomar notas de las lecturas, para traer unos párrafos de la novela de Espido Freire, Melocotones Helados: "Existen muchas formas de matar a una persona y escapar sin culpa… Cuando no se desean manchas en las propias manos, no hay más que salir a la calle y sobornar a alguien con menos escrúpulos y menos dinero. Existe también una forma antigua y sencilla: la expulsión de la persona odiada de la comunidad, el olvido de su nombre. Llega la muerte. Es fácil. Se olvida todos los días”.

 

Y así llegó Megan. Un día cualquiera de agosto.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: