Susana perez original

Ocio y negocio

Susana Pérez

Una puerta que tienes que abrir

Hace poco os hablé del programa de Las Llaves de la Ciudad con la Iglesia de San Millán y os comenté que me apetecía mucho €œabrir la puerta€ del museo del Convento de Las Claras. Pues hace quince días hice la visita y me ha gustado tanto que ya he vuelto otra vez y la semana que viene !repito! con mi familia.

Cuando llegas a la puerta del museo del Convento no te da ninguna pista de lo que te vas a encontrar dentro; se puede visitar una parte, pero se intuye que el convento es muy grande.

El convento forma parte de los siete de clausura que abrió Santa Clara de Asís en Salamanca, cinco en la ciudad y dos en la provincia. Éste en concreto se creó en el siglo XIII y es un ejemplo claro de la evolución de estilos según la época que le ha tocado vivir.

Lo primero que visitas es el coro de la iglesia. Nos comentan que en 1976 descubrieron que las paredes estaban cubiertas de murales y había una falsa bóveda de ladrillo que no dejaba ver una colección de medallones. Se descubrió y ahora se puede ver tal y como estaba en un principio. El encanto está en que no se han restaurado las pinturas, se han mantenido como se han encontrado. Es curioso ver la evolución del movimiento de las figuras, ya que las primeras pinturas son planas y van cambiando según el pintor va mejorando la técnica.

Convento de Las Claras en Salamanca

Al fondo del coro, abres la puerta y aparece una iglesia completamente barroca, nada que ver con los frescos del siglo XIII que vimos en el coro. Esto es debido a que en el año 1413 hubo un gran fuego en el que murieron religiosas y en el que se quemó parte de la iglesia, entonce,s ya se restauró con el estilo de la época. El proyecto se encargó a Joaquín de Churriguera.

Convento de Las Claras en Salamanca

Visitamos el claustro que está situado sobre lo que era el cementerio del convento (tienen otro claustro completamente de clausura). Puedes ver columnas románicas, un artesonado mudéjar y una talla de un Cristo Crucificado del SXV muy rara de encontrar, la verdad es que la expresión de la cara no deja indiferente.

A través de la ventana se ve el patio que ya pertenece a la parte de clausura. En él hay dos encinas milenarias que solo puedes encontrar otras, en toda la ciudad, en el Campo de San Francisco.

Y seguimos (!os dije que era enorme!); subimos a un mirador con unas vistas de Salamanca, que aunque no está a gran altura, te da una perspectiva diferente y muy bonita de esta parte de la ciudad.

Pasas por una sala de exposiciones con una colección procedente de la dote que las mojas donaban al convento cuando ingresaban en él: Niños Jesús, diferentes tallas de La Virgen y una curiosa colección de nacimientos procedentes de todo el mundo que donó un sacerdote al convento.

Al final de la sala, hay una reja por donde puedes ver la iglesia desde arriba y a ambos lados hay una pequeña escalera, la subes y de repente estás andando entre un artesonado de madera, que según nos cuenta Mercedes, una de las guías del museo, una monja descubrió un día por casualidad y resulta que es el techo original de la iglesia, pero que en su momento, al reconvertirla al estilo barroco, se decidió hacer otro tipo de techo más acorde con el estilo.

Convento de Las Claras en Salamanca

!Y seguimos€Ś! Bajas de la sala de exposiciones y hay un espacio que es un museo etnográfico de la provincia de Salamanca. Puedes ver espacios recreados de la vida de un agricultor y ganadero de la provincia, incluso hay una zapatería y una panadería de la época.

Al final hay una pequeña colección de objetos antiguos que la gente ha ido donando.

Convento de Las Claras en Salamanca

De verdad que lo vais a disfrutar, es para estar un buen rato porque el museo tiene muchísimo que ver y estoy segura que volveréis y lo recomendaréis  porque es un tesoro a nuestro alcance.

Y bueno, os tengo que decir que pregunté qué hacen con todos los huevos que las futuras novias llevan al convento para cumplir con la tradición de pedir €œbuen tiempo€ para el día de su boda.

Pues van a parar al convento que tienen en el pueblo de Cantalapiedra, muy cerquita de Salamanca. Allí tienen su obrador y podréis comprar todos los dulces que elaboran  artesanalmente, como se han hecho siempre  €Śy que están buenísimos!

Espero que os haya gustado la visita y ya me contaréis si vais a verlo.

Aquí os dejo más fotos: Museo del Convento de Las Claras.

!Hasta el domingo que viene!

congresos@turismodesalamanca.com

facebook: Salamanca Cb

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: