Susana perez original

Ocio y negocio

Susana Pérez

Tercer destino de vacaciones€ en un Castillo

Hola a todos. Tal y como os prometí, hoy os envío la tercera propuesta de destino de vacaciones de verano en Salamanca, nada más y nada menos que !en un Castillo!

Desde Salamanca, por la carretera de Zamora, a unos 20 minutos aparece el desvío; te metes en una carretera local un par de kilómetros (en los que ya empiezas a desconectar) y encuentras la entrada al Castillo de Buen Amor.



Un poco de historia.

En el siglo XI fue una fue una fortaleza militar; en el siglo XV el Obispo Fonseca (primo del Arzobispo del mismo nombre) se fue a vivir allí con su amante y cuatro hijos y lo acondicionó para convertirlo en vivienda-Palacio. Por su relación con Toledo, puedes ver detalles mudéjares, como el artesonado de alguno de los techos, donde justo debajo, siguiendo todo el perímetro de la pared, hay oraciones escritas en latín. El escudo del Obispo se repite hasta 11 veces por todo el Castillo.

En el siglo XVII fue abandonado y utilizado como almacén agrícola, lo que ayudó en su conservación. A finales del XIX comenzó su rehabilitación (En muchos lugares puedes distinguir perfectamente entre la construcción original y la reforma) y en el año 2003 se reconvirtió en hotel, en el hotel Castillo de Buen Amor, (por cierto, el nombre viene del €œBuen Amor€ entre el Obispo Fonseca y su amante).



Cruzas el paso por encima del foso y entras en el Castillo por el salón de Caza, que te lleva a una cafetería muy acogedora. Realmente todas las zonas comunes están comunicadas y llenas de detalles; antigĂźedades, muebles curiosos, sillones€Ś centros de limones naturales están repartidos por todas las estancias.

Uno de los rincones más bonitos del hotel e increíblemente conservado es el patio de estilo gótico plateresco. Tanto en el patio, como en cualquier salón te encuentras a huéspedes leyendo tranquilamente, navegando por Internet, charlando. La música suave del hotel (ahora mismo está sonando la banda sonora de Cinema Paradiso), la tranquilidad, la temperatura tan agradable (fuera del hotel estamos a 35 grados), todo colabora y ayuda a desconectar, a bajar el ritmo.



Y no os he hablado de la piscina, construida en el foso, justo a la entrada del Castillo. El agua limpísima, rodeada de verde, de sol y sombra, de relax.



De las 41 habitaciones que tiene el Castillo de Buen Amor, no os puedo recomendar ninguna en especial porque cada una de ellas tiene su personalidad, ya que se han adaptado a los espacios del hotel. Desde la suite principal, con una altura increíble, !hasta una habitación en las antiguas mazmorras! Eso si, la decoración es muy acogedora pero sencilla, para no restarle protagonismo al mismo Castillo.



Si te da cierta €œperecilla€ salir del hotel, puedes pasear por los alrededores, visitar el laberinto de setos, contemplar los viñedos que acaban de plantar y que según nos comentan, en cuatro años empezarán a dar sus primeros frutos.

El personal muy amable y agradable, te indica multitud de actividades que hacer, si te apetece. Y Salamanca está a un paso.

Además de verano, que es temporada alta, no os perdáis las fiestas que organizan en Fin de Año, en el día de los enamorados y en Halloween (con lista de espera). Imagina organizar una reunión aquí, celebrar tu boda.

En este link os dejo más fotos del Castillo de Buen Amor.

Y ésta ha sido mi tercera propuesta de vacaciones de verano en Salamanca. Tres destinos tan cercanos y a la vez tan originales y diferentes entre si. Espero que os hayan gustado mucho.

Saludos y hasta el domingo que viene.

congresos@turismodesalamanca.com

facebook: Salamanca Cb

twitter: @SalamancaCb

www.salamancaconventionbureau.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: