Dorsal02 original

#erescorredor

dʒei on the street
Blog de Dʒei on the Street

El objetivo del año (parte II)

Extrememan getxo1 detail

#erescorredor cuando vez una velocidad en km/h y no sabes si es lenta o rápida hasta que la transformas a min/km.

A pesar de los nervios y la emoción, 10 minutos después de meterme en la cama me quedé dormido. A las 5:45 horas sonó el despertador y me levanté como un resorte. ¡A tope de energía! Nos vestimos y a las 6:15 horas estábamos en el comedor del hotel para desayunar. Los días de las “competis” no hay que variar tus hábitos así que desayuné un zumo de piña, un café con leche, un kiwi, un plátano, 2 tostadas de pan “tumaca” (Adri, Eli, no os riáis) y otra con mermelada. ¡Estuve a punto de comerme un donut de chocolate pero ya me parecía mucho!

 

Subí a la habitación para terminar de preparar el resto de cosas que tenía que dejar en la bici y a las 7 horas estaba en los boxes para ultimar los preparativos. Allí “nos marcaron” los dorsales en los brazos y en las piernas y dejé la nutrición en la bici. En los entrenos largos, me he acostumbrado a comer cada hora así que metí en el “portageles” de la bici 2 barritas energéticas y 4 geles además de 2 bidones de líquido (uno de agua y otro de isotónico). En el sector de bici había 2 puntos de avituallamiento (en los kilómetros 26 y 58) e igualmente en la carrera teníamos varios puntos donde te daban agua, sales y geles.

 

Una vez que dejé todo esto, me fui a poner el neopreno. Miré el reloj y eran las 07:45 horas. Ufff… ¡momento de tensión! No me había puesto el neopreno y no había calentado nada de nada. Miré a mi lado y vi que la mayoría de la gente estaba igual que yo así que no me puse más nervioso. A las 07:50 horas ya estaba en la playa con el neopreno puesto y trotando un poquito. ¡Sería mala suerte que nada más salir me diese un tirón!

 

A las 8 horas en punto… ¡¡¡Pummmmmm!!! ¡Empezaba mi medio-ironman! Tenía muy clara mi estrategia desde hacía ya varias semanas. Tenía que salir… ¡a DISFRUTAR!

 

Sé que no soy un gran nadador así que me lo tomé con calma como siempre. Me puse en la mitad del grupo un poco escorado a la derecha para evitar golpes. Los primeros 200 metros, como no puede ser de otra manera porque éramos 500 triatletas, te llevas algún golpe pero nada importante. A partir de ahí empecé a nadar más cómodo. Brazada, brazada, brazada… y llegué a la primera boya. Bueno, pues ya tenía un tercio de la natación hecha. Me sentía en el medio del grupo así que bien. Seguí nadando y… ¡segunda boya! Mismas sensaciones, ni me adelantan muchos y adelanto demasiado, así que bien. Voy casi sin “patear” mucho para no cansar las piernas que luego las iba a necesitar. Así enfilé dirección a la playa para terminar la natación. Al girar en la última boya íbamos con el sol en contra así que intenté levantar la cabeza cada pocas brazadas para no perder la orientación y no hacer muchos metros de más. Salí del agua en mis tiempos, contento y muy animado para coger la bici. En la transición vi a mucha gente conocida que animaba muchísimo. Vi a mi novia, me dice que voy bien, en buen tiempo y eso me anima. Me quito el neopreno, me seco la cara y los pies, me pongo los calcetines, el casco, el portadorsal y a por la bici.

 

Nada más montarnos en la bici teníamos que subir un repecho de 700 m con rampas del 10%... ¡vaya regalito! Me pongo de pie en la bici y subo cómodo, sin abusar de desarrollo y sin forzar mucho las piernas. A partir de ahí a tope. El circuito de bicicleta era muy exigente. Era una vuelta de 90 km con un desnivel positivo de 1600 m. Hasta el kilómetro 15 teníamos la parte más llana así que tocaba mover desarrollo e ir bien acoplado a la bici. A partir de ahí no había un metro de llano pero me lo pasé genial. En el kilómetro 10 en uno de las pocas rectas llanas que había empecé a escuchar “una moto” que se acercaba a mi… miré a mi izquierda y efectivamente era una moto… ¡pero sin motor! Era Joseba Beloki, el exciclista que competía en la modalidad de relevos. En el kilómetro 30 empecé a subir el puerto más complicado de la jornada. No sé si abusé un poco de desarrollo pero en la cima me comenzó a doler un poco la espalda. No es algo nuevo para mí pero me preocupó un poco ya que quedaban aproximadamente 50 km y este tipo de molestias no suelen ir a menos… Intenté no darle más importancia y seguir. La verdad es que seguí subiendo y bajando y no tuve más molestias en la espalda. El ambiente en cada pueblo que pasamos era genial. Mucha gente animando a los triatletas.

 

¡Finalizados los 90 kilómetros llegué de nuevo a Getxo! ¡A por la carrera! Dejé la bici en su sitio, me quité las zapas, el caso y fui a por las zapatillas de correr y la visera. Volví a ver a un montón de gente animando, a mi novia haciéndome fotos y a muchos amigos disfrutando de la prueba.

 

Después de 2 minutos de transición, me puse a correr. Bajarse de la bici y correr es algo demasiado fácil. Digo demasiado fácil porque los 2 ó 3 primeros kilómetros las piernas intentan ir con la misma frecuencia que en la bici y eso es demasiado rápido… Es habitual correr los primeros kilómetros muy por debajo de tus tiempos así que salí tranquilo, controlando mucho el tiempo en el GPS. Primer kilómetro a 4:30 min, segundo a 4:40 min… ¡bien, ese es mi ritmo! Empezaron a caer los kilómetros… Hacía mucho calor pero igualmente iba disfrutando. En el kilómetro 4 me crucé con mi compañero de entrenos y nos saludamos. ¡Como era de esperar iba como una bala! A mitad de recorrido pasé por meta y muchos más ánimos. Le grité a mi novia que iba bien y que iba a bajar de las 6 horas que era la marca que quería hacer. Después de la carrera me dijo que no me entendió pero me vio contento y se quedó tranquila.

 

En el kilómetro 10 aproximadamente las ganas de mear eran cada vez mayores así que me bajé el tritraje y detrás de un arbusto hice lo que tenía que hacer. A partir de ahí ya sólo iba a sufrir por el dolor de piernas que empezaba a ser importante. Seguí corriendo y vi el cartel del kilómetro 18. Pienso que no queda nada. 15 ó 16 minutos corriendo después de las 5 h y pico que llevo no es nada… Comienzo a disfrutar de lo lindo.

 

Cartel de kilómetro 20... ¡esto se acaba! El último kilómetro tenía una ligera bajada así que aprieto los dientes y acelero… me quedaba una curva a la derecha y entraría en los 100 metros de alfombra amarilla que me dirigiría al arco de meta. Entro en la alfombra, respiro hondo, aprieto los puños con fuerza y grito, sigo corriendo y veo a mi novia de nuevo. Sólo la veo a ella y al arco de la META. Le choco la mano y entro en META después de tomarme unos segundos debajo del arco para disfrutar del momento.

 

Nada más cruzar la META, una chica me cuelga una medalla de FINISHER y me da una camiseta que como entenderéis la tengo bien guardada. Voy a por mi novia, nos abrazamos, me emociono y se emociona, le doy las gracias por aguantar tantas horas de entrenos, tanto sacrificio. Estoy muy, muy contento… me acuerdo de la familia. Sé que han estado bien informados vía “whatsapp” así que seguro que comparten mi felicidad en la distancia.

 

Después me dicen que mi amigo @Sr_H también ha terminado. Espero que lleguen otros triatletas y sigo disfrutando del momento. Después nos vamos a la zona habilitada para los FINISHER´s. Después de una prueba de esta distancia es importante hidratarse bien y comer para recargar todo el glucógeno consumido. Sigo disfrutando. Hablo con otros FINISHER´s y comentamos la prueba.

 

A las 16 horas aproximadamente nos volvemos al hotel para ducharme y preparar la vuelta a casa. En el hotel llamo a mi familia para compartir la alegría con ellos.

 

Fueron unos momentos difíciles de describir. ¡Emoción a tope! ¡Indescriptible! ¡Euforia! Os aconsejo que os animéis y hagáis una prueba de estas características porque se disfruta a tope... Ya nada volverá a ser como antes.

 

¡Ya tengo mi próximo reto en la mente así que os lo iré contando semanalmente en este blog!

 

 

Comentarios

Charrita 27/08/2013 07:57 #4
oleeeee!!! pero que grande eres!!
M 18/08/2013 12:46 #3
Tú disfrutaste mucho, yo sufrí. Pero cuando terminaste me sentí la madre más orgullosa. Eres un ejemplo de superación, ¡pero no te pases, que nos conocemos!
Runner 10/08/2013 12:41 #2
Los pelos de punta!! Cruzar esa meta significa mucho para todos los participantes! Un primer medio ironman en menos de 6 horas es un gran tiempo! Ánimo!!
Sr_H 03/08/2013 09:20 #1
Eres muy grande y tienes muchisimo merito. Para mi es una suerte tenerte de compi de entrenos y de amigo. Ahora a TOPE!!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: