Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

Huelga de deberes

Hace unos días se ha divulgado en diferentes medios de comunicación españoles la noticia acerca de la ‘Huelga de deberes’ que han ‘convocado’ los padres franceses, decisión que aplaudo y que secundo…
Esto de los deberes es un tema controvertido, y posiblemente mi postura no será apoyada por la mayoría de los padres, al igual que muchos a mediados de julio están deseando que vuelva a haber cole, cuando otros cuantos padres a finales de septiembre desearíamos que comenzaran de nuevo las vacaciones… (esta última afirmación es un poco exagerada pero creo que deja claro mi sentimiento acerca de este tema).

Para empezar pienso que la E. infantil y el primer ciclo de primaria están muy mal planteados en nuestro país aunque también es justo decir que depende de los maestros, (ignoro cómo funciona en otros países aunque sí que conozco la dinámica de algún cantón suizo y no tiene nada que ver con el modo de escolarizar en España); pero que en infantil se dediquen a rellenar fichas y más fichas sentados 6 horas en una silla (en algunas ocasiones también ocurre en las escuelas infantiles o guarderías y me parece aún más grave) es algo que va contra la propia evolutiva y naturaleza de los niños; y que además consideremos “buenos” a los niños que son capaces de hacerlo y ponemos etiquetas a veces clínicas a aquellos que se mueven y no acatan órdenes que no son adecuadas a su edad me parece aún peor.

De la misma forma considero que no es bueno que niños de 6, 8 ó 9 años pasen varias horas haciendo deberes, creo que es antipedagógico y que traslada una carga y unos conflictos a la familia que no pertenecen a ésta. Somos padres y nuestra labor es otra muy diferente, sin rechazar el apoyo a la labor académica de los maestros, pero en muchos casos cargamos con excesiva responsabilidad de este tipo, por no hablar en el caso de los bilingüismos, que eso da para un par de post.

Creo que es necesario un poco de trabajo en casa pero de otro tipo, repetidamente escuchamos que los niños de hoy no leen que no tienen interés por aprender… yo creo que eso no es cierto, y si es así habría que preocuparse muchísimo. Desde mi punto de vista lo que ocurre es que los niños dedican tanto tiempo al cole y a los deberes que ¡¡¡lo último que quieren hacer en su limitado tiempo libre (después de la excesiva carga añadida de clases extraescolares en muchos casos) es hacer cualquier cosa parecida a lo académico!!!. Supongo que a cualquier adulto fontanero, por ejemplo, lo último que le apetece hacer en su tiempo libre es soldar tuberías… ¿por qué nos empeñamos en pensar que los niños son diferentes a nosotros?

Esto respecto a la lectura pero respecto a que no tienen interés por aprender… eso sí que no es cierto, lo que podemos afirmar es que no están dispuestos a estar sentados en una silla estudiando o leyendo cosas que no le interesan en absoluto pero ¿aprender?, aprender es mucho más que eso ¿o es que los niños no aprenden nada hasta que tienen un libro delante? Si fuera así llegaríamos en blanco al cole y todos sabemos que no es así. Hay muchos niños que a los tres años son capaces de reconocer y enumerar más animales que muchos adultos, o dinosaurios o marcas y modelos de coches o… en fin que han aprendido mucho y muchas cosas sobre lo que les interesa o les ofrece su entorno. Exactamente igual sucede con un niño de 8 años al que dejamos tiempo libre para que pueda interesarse libremente por algo, lo que no podemos pretender es que todos los niños se interesen por las mismas cosas al igual que mis gustos e intereses son diferentes a los de otro adulto cualquiera.

Para mí podría haber una parte interesante o positiva en los deberes pues puede ayudar a que los niños vayan haciéndose responsables, pero sinceramente prefiero ejercitar este valor con otro tipo de tarea y de forma individualizada pues no todos los niños están capacitados para asumir responsabilidades en el mismo momento, y sobretodo en las edades más tempranas las diferencias entre niños de un mismo curso nacidos en enero y en diciembre son abismales, y los deberes se dictan de forma general sin atender a las diferencias psicológicas, madurativas o individuales de cada niño, cosa que en casa, con otro tipo de tarea sí podemos hacer los padres.

Mi caso particular con el que seguramente o identifiquéis muchos de los que seáis padres de niños en primer o segundo ciclo de primaria, independientemente de la opinión general que tengáis sobre el tema, he observado que los deberes en exceso perjudican seriamente la caligrafía de mis hijos mientras que cuando tienen una cantidad prudente (como mucho una hora de trabajo) su actitud ante los deberes es muy positiva, los resuelven de modo más correcta, escriben mejor y su autoestima es mucho más alta que cuando tienen más cantidad. Sobretodo la parte de la autoestima y la felicidad de los niños para mí es razón suficiente para hacer una reflexión sobre el tema.

Si habéis observado esto en vuestros hijos, creo que debéis plantearos una huelga o ‘semihuelga’ de deberes…





Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: