Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

El futuro antes del nacimiento (I)

Todos hemos oído y/o sufrido frases del tipo: "No le riñas, que no entiende", cuando intentas poner un límite a un bebé. Ésta es una frase €˜de abuela€™, y lo sorprendente es que suele venir de la misma abuela que unos meses antes te ha repetido cientos de miles de veces que no cojas al niño que se acostumbra a los brazos y luego €˜para ti vas a tener€Ś€™, que €˜llora sólo para que le cojas€™ y lindezas por el estilo.

Yo me pregunto, Âżcuándo empiezan a entender los niños? ÂżAntes o después de nacer, con el único objetivo en la vida de fastidiar y manipular la de sus padres? Como en muchas otras cosas utilizamos nuestras propias creencias sobre qué son capaces de sentir y vivir los bebés en función de la conducta que queramos justificar.

Teniendo en cuenta estas creencias, que por desgracia están muy arraigadas en la población, es como cosa de locos intentar concienciar de lo importantes que son los meses prenatales para el futuro del bebé, del niño, de la persona. Pero es algo que cada vez cuenta con más evidencias científicas, que a veces es lo que necesitamos para creer lo que nuestro propio instinto nos dice, pero que nos empeñamos en ignorar sin saber muy bien la razón.

Parece demostrado que a pesar de que tengamos una dotación o memoria genética o prenatal de hasta 2.000 antepasados (en los que como podréis suponer por la cantidad habrá todo tipo de estereotipos) el que nuestra personalidad sea de un modo determinado depende, en una altísima proporción, de lo vivido desde el mismo momento de la fecundación, hasta el nacimiento, que hará que se €˜activen€™ unas y no otras características o rasgos que nos caracterizarán el resto de nuestra vida tanto a nivel físico y de salud como a nivel psicológico.

Hay quien habla de que el momento de la fecundación es fundamental y va a contribuir con la mayor parte de esa activación (no quiero ni pensar lo que se está transmitiendo en los cuartos de baño de las discotecas cargaditos de copas y no copas€Ś).

Por supuesto y teniendo en cuenta las evidencias médicas y científicas queda totalmente desarmada la opinión de que, hasta no sé muy bien qué semana (depende de la ley del aborto que toque en ese momento), no somos más que un grupo de células que no siente ni padece. Y es tan sabio nuestro instinto que varias de las mamás a las que he atendido en RedMadre me han preguntado si les va a doler el aborto a sus bebés€Ś ustedes mismos€Ś

En conclusión, ójala fuéramos conscientes de todo lo que hacemos y/o decimos en presencia de nuestro bebé ya desde €˜la panza€™, como dicen los argentinos, pues todas esas experiencias están marcando su futuro, en las próximas semanas me gustaría ocuparme de las diferentes etapas y situaciones que podemos vivir y lo que podemos estar transmitiendo al bebé y cómo eso marcará su salud, su personalidad y hasta su modo de nacer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: