Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

Del movimiento al conocimiento (I)

La importancia de la psicomotricidad en la Escuela Infantil

Durante los últimos ańos he tenido la inmensa suerte de realizar distintas formaciones bajo esta metodología creada por Carmen Pascual. Está siendo una experiencia maravillosa tanto por lo que los formadores transmiten del propio método como por las personas que he podido conocer alrededor de la psicomotricidad.

En realidad no sé si fueron antes las personas o la psicomotricidad… hace alrededor de 8 ańos tuve el inmenso placer de comenzar una amistad con MŞ Paz García Sola, de la que ya os he hablado en otros post, y desde luego fue el comienzo de mi camino en el mundo de la psicomotricidad y la crianza respetuosa, fue como descubrir que lo que resonaba dentro de mí y que iba totalmente en contra de lo que en mi entorno se vivía acerca del mundo de los nińos (y de los adultos) tenía un fundamento y que había más personas que creían en otro tipo de relación, Ąy se atrevían a ponerlo en práctica!!! Esto además de admiración me despertó curiosidad y poco a poco descubrí que prácticamente todas las personas con las que iba estableciendo una relación muy grata y satisfactoria habían pasado alguna vez por Psicopraxis o tenían relación con alguien formado allí… dar el paso de comenzar mi formación no fue fácil, podría poner mil excusas, como que mis hijos eran pequeńos, que tenía mucho trabajo, que no era un buen momento emocional… pero en realidad no sucedió antes porque cuando pedía consejo u opinión a MŞ Paz, que era mi referente en este tema, actuaba de un modo que me descolocaba (ahora lo entiendo perfectamente pero en aquel momento me volvía un poco loca). Yo esperaba que me animara a realizar la formación o que me hablara de las lindezas del método, de Carmen o del centro, pero no, ella se limitaba a devolverme la responsabilidad de la decisión y decirme algo parecido a su ya famosa frase ‘lo que tú sientas’ (MŞ Paz yo la patentaría, je, je)… ; pero como también dirían MŞ Paz o la propia Carmen, todo tiene su tiempo y su momento, y por fortuna a mí me llegó hace unos ańos.

No tengo palabras para describir los cambios que he realizado en mí misma, en la forma de relacionarme y de ver lo que me rodea y por supuesto en la forma de criar a mis hijos y de observarles a ellos y a otros nińos. Podría afirmar que los conocimientos, y sobretodo los descubrimientos que me ha permitido realizar la psicomotricidad, me están permitiendo ser ‘mejor persona’.

Buff, suena muy fuerte quizás, pero es lo que siento, el entender el porqué de las cosas (me refiero a entender la evolutiva en el caso de los nińos, desde la emocionalidad y el cuerpo más que desde lo puramente intelectual) o el ser capaz de empatizar con lo que una persona puede estar viviendo sin que aparezca el juicio tan habitual en los adultos lo considero ser mejor, y sobretodo ser más libre y vivir de un modo más desinhibido, siendo capaz de expresar los sentimientos abiertamente sin tener que ocultarlos o taparlos detrás de una ‘pose’, que al no corresponder con el estado real nos agota y nos hace vivir más infelices.

Supongo que habrá personas leyendo este post que estarán pensando que ‘los circuitos de psicomotricidad deben ser milagrosos’ o que me he tomado algo ilegal antes de ponerme a escribir esta semana, pero eso es lo que más me entristece y a la vez lo que me da más fuerza y entusiasmo para difundirlo y trabajar en este campo. La psicomotricidad vivenciada no consiste en recorrer circuitos que realiza el psicomotricista, lo más parecido sería que un nińo o varios decidieran construir libremente un circuito y recorrerlo, pero lo haría cada uno a su modo, como necesitase hacerlo en ese momento… y además la observación de todo este proceso y de las emociones transmitidas o no durante éste estarían dándonos muchísima información de cómo está ese nińo (o el adulto) en ese momento.

Como los que me conocéis al margen de este blog sabéis, mi formación de base es la Diplomatura en Logopedia y en estos momentos me encuentro en una encrucijada respecto a esta disciplina, por un lado tengo más ganas que nunca de retomarla, y por otro lado me parece que para la mayor parte de las patologías infantiles trabajar el lenguaje de forma aislada es un error. Creo que desde la psicomotricidad se puede trabajar el lenguaje mejor que cualquier otro área del desarrollo porque no hay área más relacionada con lo emocional que el lenguaje, y nada que acompańe mejor a ese lenguaje verbal que el no verbal, es decir que el cuerpo…

Bueno retomando el inicio del artículo, la psicomotricidad es muy  importante en cualquier etapa de nuestras vidas, en mi caso hace ya algunos ańitos que abandoné la escuela infantil, je, je, y está siendo un instrumento que me está permitiendo crecer y acompańar a los que me rodean mucho mejor que si no hubiera encontrado esta disciplina.

Aprovecho para invitaros a participar en unas Jornadas, abiertas a cualquier persona interesada en el tema, que organiza Psicopraxis en la Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid, con motivo de su 20 Aniversario. Si os animáis allí nos veremos: http://psicopraxis.com/index.php?option=com_content&task=view&id=368&Itemid=438

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: