Luna azul original

Lunes en la Luna

Nuria Herrera

Hoy en tierra y prevenidos

Octavo día decreciente de la luna después de Yule

 

Cualquiera que pueda fingir bien, ser hipócrita, será tu líder político, tu sacerdote religioso. Todo lo que requiere es ser un hipócrita, requiere de astucia, requiere solo una máscara detrás de la cual esconderse. Sus políticos tienen vidas dobles, sus sacerdotes viven vidas dobles – una desde la puerta delantera, la otra por la puerta trasera. Y la vida por la puerta trasera es su vida real. Esas sonrisas de puerta delantera son falsas, esas caras viéndose tan inocentes solo son cultivadas. Si quieres ver la realidad del político tendrás que verlo por su puerta trasera. Ahí esta su desnudez, tal cual es, y así también con el sacerdote. Estas dos clases de gente astutas han dominado a la humanidad. Y descubrieron muy temprano que si quieres dominar a la humanidad, debes hacerla débil, hacerla sentirse culpable, hacerla sentir indigna. Destruye su dignidad, quítale la gloria, humíllala. Y ellos han encontrado tantas formas sutiles de humillarte, que ni necesitan involucrarse; lo dejan para que tu mismo te humilles, te destruyas. Te han enseñado un suicidio lento.

Osho The White Lotus Chapter 10

 

El viento ruge en el patio y me mueve la puerta.

 

Estamos perdidos, perdidos.

 

No me gusta la política. No quiero dedicarle tiempo. Pero obedezco, porque

pregunto al I ching  ya que está  aquí  y me sale La posesión declinando en  La dentellada

y es que,

siempre lo digo,

ahí en lo invisible los hay que se divierten y nos manejan, no por malicia,  por fervor de risa, por física cuántica, a nosotros, los vivos.

 

La lectura del hexagrama empieza así:  " Al tener acceso a grandes posesiones será importante ver la forma de darles uso....(...)...Esencialmente la propiedad privada nunca puede ser duradera"

 

Y qué voy a hacer, tendré que repetir post.

 

Lo tenía escrito antes de que se me apagara repentinamente el ordenador.

Decía de los psicópatas y los narcisistas perversos, que no hace tanto me cayó esta información en las manos y que, sí, dándole a la psicología su medida justa, que es ciencia joven que sólo trata de la mente, y considerando esta sociedad que hemos creado como caldo perfecto para que estos sujetos queden impunes por sus fechorías, no me extraña que haya quien considere que estamos gobernados ( la humanidad digo)  por seres con estas patologías: seres que  parecen gente incapaz de empatar con el dolor ajeno, fíjate, como si hubiera alguna otra cosa importante en la vida aparte de empatar con los demás, gente a quien hacer daño le nutre como a otros sentir el sol en la cara.

 

Sin curación posible en el caso de los psicópatas, hasta su cerebro funciona distinto, y de muy difícil resolución en el caso de los perversos. Ni comprenden ni alcanzar a cuantificar responsabilidad alguna en  el reguero de vidas destrozadas y suicidios inducidos que dejan a su paso. Ni sienten, claro está, nada al respecto.

 

Para ellos somos cosas, oh my good. Cosas. Nos cosifican porque sólo nos ven como medios, instrumentos para conseguir un fin, esto suena de lo más normal en una sociedad enfocada en la competitividad y el consumo, pero parece que en pasar el límite está la diferencia.

 

Por eso usan las pantallas para hablarles a sus cosas. Sus cosas son sus esclavos, sus esclavos son las máquinas que hacen su dinero. Nosotros, las personas, sólo somos cosas.

 

Entonces ellos, hablan entre ellos y para ellos, mientras sus cosas, ay, acostumbradas al trato normal entre las personas, lo esperan. Pero los dueños de todo no miran a sus cosas, ni siquiera las ven, tan ocupados están en su magna tarea de ganar su propia guerra particular. Entre ellos se entienden. Tienen sus consignas que las cosas no comprendemos, porque a nosotros, a las cosas, nos dijeron tantas cosas para cosas que todo nos resulta cosa rara.

 

No sabemos.

 

Va a haber que empezar porque  admitamos cosas, las cosas:

 

 No sabemos nada de la realidad, no la sabemos. Que debe ser, la realidad, cosa fea fea fea hasta los pelos de fea, oiga. Como para caerse de culo o tener un infarto, todo depende de cómo te pille y de cuánto de antes supusieras. Uy, pero no digo las circunstancias pasajeras. Lo de que si esto sí o no. La realidad, digo la realidad. Ese ente escondido a nosotros, las cosas.

 

 La máquina de hacer dinero.

 

Que porque no sabemos bien lo que pasa no sabemos bien lo que hacer.

 

Que por mucho que nuestra rabia y desesperación sea legítima, tenemos que decidir  no usar la violencia. No responder con violencia. 

 

Esto va a ser lo más difícil y lo más importante. Dar en el blanco es la clave.Estos campos ya tienen suficientes cuerpos enterrados.  

 

Tiene que haber otra manera. Tiene que haber otra manera.

 

Cada vez somos más los que visionamos otro mundo, los que vemos acercarse otra manera  de establecernos como colectivo.

 

Quizá tardemos, a falta de armas, tiempo, pero es positivo lo que está pasando. Estamos despertando. Ahora estamos confundidos,

pero,

por donde los que lo tienen todo atado y reatado no contaban,

por donde ni nosotros sabemos ni esperamos

se unirán las manos para llegar  al objetivo.

 

No dudar de que  en la unión el asunto.

Ya iremos sabiendo cómo, ahora, prevenidos.

 

 

***

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: