Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

El futuro es mujer

“El futuro es mujer”. Esa fue la frase que soltó orgulloso y emocionado mi amigo J. cuando se enteró de que la criatura que se gestaba en las entrañas de su esposa era una niña. Lo decía con tanto convencimiento, estaba tan entusiasmado, era ya tan “padre”, que nos arrancaba sonrisas a todos. Y el tiempo lo ha demostrado. Tenía razón.
Ya me vais conociendo. No soy de mantener pulsos entre géneros. No hay hombre que, por el simple hecho de serlo, esté por encima de mí. Ni por debajo. No entro en esa pelea tan mediocre, porque no reconozco en un varón a un enemigo. Pero J. estaba en lo cierto. Catorce años después su hija E. es una joven preciosa, inteligente y sana. Con toda la curiosidad que se merece su edad y con toda la libertad que le brinda el tiempo que le toca vivir. La observo defender apasionadamente el movimiento 15M, cargándose de argumentos algo ingenuos, pero contundentes; ha sido felizmente educada para el pensamiento crítico, para ser una ciudadana incómoda, difícil de adoctrinar. Sólo titubea un poco cuando hablamos de su amigo L. Se sonroja y le quita importancia mientras de reojo se examina el maquillaje en el espejo. Sin duda, E. es futuro.

Siento un pellizco en el corazón cuando pienso que esta joven mujer libre que tengo delante, tiene la misma edad que Liambani, nigeriana, discreta, dicen que tímida… Últimamente está más callada de lo habitual, más nerviosa. Tiene largas charlas con su madre a la que escucha atentamente. Acaba de saber que este verano se casará. No conoce a su futuro marido, pero le han dicho que es joven y sabe leer y escribir. Se siente muy aliviada cuando le confirman que tras la boda se establecerán cerca de sus padres. Piensa a menudo en el viaje que hizo hace unos años a casa de su abuela. Llegó tan contenta. Siempre le gustó el olor de la ropa de su abuela, a pan recién cocido. Se abrazó muy fuerte a ella nada más verla. Ese día visitó por primera vez la cabaña del final del camino. Fue allí con su abuela, su madre y su tía. Recuerda ir dando saltitos y canturreando, pero la abuela, especialmente tensa aquel día, la regañó varias veces. Se cruzó con una niña que hacía garabatos en la tierra con un palito. Tenía la cara sucia de haber llorado. En la cabaña la abuela encendió lumbre, puso agua a cocer y lavó unas cuchillas que traía en su faltriquera. Poco después su madre y su tía la sujetaron con una fuerza sobrehumana y la abuela, con rapidez y pulso firme, le extirpó el clítoris.

Su madre le ha explicado después que esa ceremonia es necesaria. Que la convierte en una mujer respetable y hace más fácil encontrar un buen marido para ella. Y hablan largamente de las virtudes del elegido. Además la dote ha sido bastante ajustada y las dos familias están muy satisfechas. Cuando ve a su madre tan complacida se siente más animada ella también. Está deseando que llegue el lunes para contarle las novedades a su mejor amiga. Se sientan juntas en la escuela y se contagian risas y catarros desde hace años, cuando la familia se estableció en Barcelona.

Su mejor amiga se llama E. y su padre, divertido, siempre dice que el futuro es mujer.

El 6 de febrero fue el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina.

Hay 10.000 niñas en riesgo en España.

Abrid bien los ojos.

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: