Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

A los pies de la uni

Nunca he hecho patria de prácticamente nada. Tampoco la he hecho de la uni (no me gusta lo de la USAL, lo siento). Conozco cada aula, cada biblioteca, cada rincón de la vieja institución. Conozco a curritos y cargos, a estudiantes y profesores. A cada ogro y a cada leyenda. A los que mandan cada cierto tiempo y a los que tejen el maneje desde hace lustros. Quizás precisamente por eso la he visto siempre desde la rebeldía, incluso con cierto recelo. Si embargo la declaración conjunta que el Claustro hizo pública hace un par de días, me emocionó. Sí. Sentí que, por primera vez, estamos todos del mismo lado.

Y es que cada nueva medida de (des)ajuste que se hace en materia de educación, en este caso superior, es un nuevo golpe en estas instituciones que están gravemente heridas. Porque creo que la uni, tal como la conocemos, está herida de muerte. Esto mismo le decía a un colega de la Universidad de Castilla-La Mancha, que estaba admirado de la autoridad que transmitía el documento: €œSe nota quién es quién. Si nosotros hacemos una declaración así, la Cospe nos come€. Pero yo no creo que sea esa la cuestión. Accedí a la uni a finales de los 80, así que las únicas noticias que tengo de la universidad reivindicativa de los 70 me han llegado a través de terceros. Pero sé que a Franco le dio el miedo suficiente como para llevarse la FASA a Valladolid, por aquello de evitar en una misma ciudad un ariete intelectual y otro obrero. Quién sabe. Puede que en otras circunstancias la que fuera la primera capital de la España Nacional, hubiera sido también la primera en dejar de serlo.

Lo cierto es que a mí la uni me ha parecido siempre una organización bastante acomodaticia y arribista. Por eso, y así se lo dije a mi amigo, me emociona esta declaración. Porque en esa declaración la uni habla con voz sabia, con la voz que le corresponde. Y se dirige a un hato de mamarrachos metidos a gobernantes que, en su mayoría, no han pisado una universidad pública más que para hacer la selectividad. Idiotas sin criterio ni escrúpulos que obedecen ciegamente las consignas de su partido, que no sé bien si es el PP, la CDU de Merkel o el Opus Dei. O los tres. Lo que ha expuesto el Claustro en esa declaración es que la universidad pública, con estos nuevos criterios mercantilistas de gestión, es inviable. Pero es que, además, es indeseable. Porque legitima una injusticia educativa que es el paso previo a una sociedad de castas. Y estoy muy orgullosa que la Universidad de Salamanca, el viejo dinosaurio, haya sido una de las primeras en elevar su voz.

Hace ya muchos años que la uni se arrastra económicamente como puede, especialmente en el capítulo de personal. También es cierto que en esa tesitura es difícil de explicar el nombramiento de catedráticos eméritos o la creación de campus injustificables. Claro que a estas alturas y viendo cómo se maneja la pasta en otras administraciones públicas, parece hasta pueril. No. Sin duda la uni ha tenido algunos comportamientos €œpoco ejemplares€. Pero ahora sabemos que, en algún sitio, dormitando, mantenía viva su dignidad.

En los próximos meses nos enfrentaremos a situaciones en las que da mucho miedo pensar. Si en la Universidad de Salamanca, que es una institución de cierto prestigio, incluso algo sobrevalorada, pero a la que nunca le han faltado ni alumnos ni autoridad, las cosas pintan feas, ya veremos qué pasa con otras universidades cuya fundación obedeció a criterios exclusivamente políticos y que han estado sobredimensionadas desde un principio.

Después mi amigo me preguntó por los preparativos del octavo centenario, y una sombra de tristeza cruzó por mi mirada€Ś

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: