Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

¿Qué comemos…?

Mesa ovino detail

Nos pasamos la vida preguntado… el ser humano es así por naturaleza e incluso somos nosotros mismos lo que lanzamos al aire una respuesta, más o menos acertada. Pero de entre todas las incógnitas de nuestra existencia, hay una que me llama poderosamente la atención… ¿qué comemos?

Sí, y lanza esta pregunta al aire porque un servidor no sabe de qué se alimentan los ciudadanos de Salamanca, de Castilla y León y de España… y más desde que la crisis comenzó a golpear con virulencia el bolsillo de los contribuyentes, mejor dicho, solo los de algunos.

 

Y digo que no sé lo que comemos por los comentarios que uno lleva escuchando desde hace ya varios años cada mañana de lunes en la Lonja Provincial de Salamanca, no por el hecho de desconocer qué es lo que puede comer el ser humano. Pero pronto van a entender el porqué de esta duda existencial.

 

En cada una de las mesas de cotización (cereales, vacuno, ovino y porcino) se escuchan los mismos comentarios que llevan a pensar que la ruina de Salamanca en particular y de España en general debía ser mucho mayor. Nadie tiene dinero, nadie vende nada, no pueden comprar, el precio es muy alto (o muy bajo, depende) y “así no podemos seguir”; ésta es la mejor.

 

Peor aparte de ‘lloriquear’ cada día y luego aparcar el BMW, el Audi o el Mercedes en la puerta (basta con darse una vuelta por el aparcamiento del recinto cada lunes), los profesionales del sector siempre dejan lugar a que la incógnita del ‘¿qué comemos?’ esté a la orden del día. Y es que, y según los profesionales de cada sector, ni se venden cereales (nadie come pan), ni se vende carne de vacuno (nadie come ternera), ni se venden lechazos ni mucho menos productos del cerdo.

 

¡Ah, se me olvidaba! Durante los meses que cotiza la patata, especialmente los compradores, anuncian que no se consume ni el tubérculo por excelencia. Ya si que es el colmo de los colmos, entonces…

 

Por tanto, y ante este panorama tan poco alentador en lo gastronómico y en lo económico, según algunos, y si no consumimos ni pan, ni carne de vacuno, ni lechazo o cordero, ni productos derivados del cerdo blanco o ibérico… ni patata… ¿qué comemos? Lo que aun entiendo menos es como si los que compran para luego sacar al mercado no venden ni vacuno, ni ovino, ni porcino ni patatas… ¿cómo mantienen sus coches de lujo? Igual entonces los que no comen son ellos… va a ser eso, sí.

 

PD: Especialmente llamativo es el caso de la mesa de ovino, en a que algunos compradores, de manera sistemática, siguen incidiendo en que “no vendemos nada. No se consume nada”, pero luego están todo el santo día en la Plaza Mayor tomando vinos en los bares; actividad muy respetable, oiga, pero sigo sin saber de dónde sacan el dinero para costearse ese vicio, si no lo ganan… o eso es lo que dicen.

Comentarios

Pura demagogia 03/12/2014 16:23 #2
El artículo puede ser simpático, sin más pero demagógico desde luego. Es indudable que lo que los ganaderos querrán decir en el trasfondo de sus conversaciones y que entiende cualquiera, quiero decir, cualquiera que quiera entenderlo, es que para el trabajo que desempeñan, las horas que le dedican, el sufrimiento que les acompaña y los riesgos que corren, el fruto que reciben es muy escaso, ..... no cree?
ganadero,sin mercedes 07/04/2014 23:04 #1
verdad,como la vida misma

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: