Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

¿Nos damos una vuelta?

Londres, Nueva York, París, Londres, Viena, Roma, Madrid, Barcelona... El sueño de muchos turistas y habitantes de este lugar llamado “mundo” es visitar algunos de estos lugares, igual que la ciudad y la provincia de Salamanca con lugares con mucho encanto, desconocidos incluso por los propios vecinos salmantinos. Y ése es un gran error, no hay duda.

Muchas veces, el empeño en salir fuera (algo recomendable siempre que se pueda) nos hace olvidar que lo que tenemos aquí es tanto o más bello e interesante desde varios puntos de vista como lo puede ser lo foráneo: monumentos, historia, gastronomía… y especialmente, el mundo rural, con un turismo que cada vez gana más adeptos.

Primero, qué decir de Salamanca, sobran las palabras para describir su belleza monumental, su gastronomía y su vida nocturna. Y lo dice un vallisoletano orgulloso de sus raíces, pero lo cortés no quita ni mucho menos lo valiente. Y, ¿qué decir de todos y cada uno de los pueblos de la provincia?

Son casi los mismos días que tiene un año, cada uno con sus peculiaridades y muy apegados al mundo agroganadero, clave en el Producto Interior Bruto (PIB) de la economía provincial. Rincones como la Sierra de Francia, la comarca de Vitigudina, la comarca de Ledesma, el entorno de Ciudad Rodrigo y Béjar, Las Arribes o en pleno corazón de La Armuña existen lugares con encanto que merece y mucho la pena visitar y que a lo mejor pasamos la vida sin conocerlos.

Las Fiestas patronales, un gran reclamo
Cualquier época del año es buena y positiva para visitar Salamanca y provincia pero con la época estival aparecen nuevas gentes que buscan la tranquilidad de un pueblo para olvidar el estrés de la ciudad y el día a día en el trabajo, la cotidianeidad.

La Alberca se viste de gala en San Roque con sus festejos, como otras zonas de la provincia, pero quizá la Sierra tenga un síntoma especial por su ubicación y por su entorno natural. También las Arribes, zona de gran vino y aceite; sin olvidar a Béjar con los actos de ‘Los Hombres de Musgo’ como festejo declarado de Interés Turístico Nacional; o Ciudad Rodrigo, que presenta encanto por los cuatro costados.

También Alba de Tormes con las fiestas en honor a Santa Teresa o Peñaranda, que animan cualquier época del año. Todo ello acompañado por multitud de ‘caminos’ como el de ‘Las Raíces’ o ‘El Agua’, senderos con encanto y lugares recónditos que uno olvida que realmente existen por desconocimiento, con varios complejos de casa rurales en entornos envidiables. Y como no podía ser de otra manera, la gastronomía se posiciona como uno de los puntos básicos.

Tener la oportunidad de degustar buenos chuletones de Carne de Morucha o Ternera Charra es un placer que, acompañado por un buen vino de Las Arribes o de la Sierra de Salamanca, con un buen queso y los mejores embutidos de Guijuelo, hacen un menú inigualable en ninguna parte del mundo. Sin olvidar la Lenteja de La Armuña o el Garbanzo de Pedrosillo o la miel de la sierra, o… cualquier cosa es buena.

Por ello, no dejen de visitar la provincia, de coger el coche un fin de semana y escaparse para conocer cómo viven la vida los habitantes de todos los pueblos, desde los de 10.000 hasta los de 100 habitantes; todos tienen algo que ofrecer y verán como quizá quieran comer antes un buen chuletón que una hamburguesa no un ‘hot dog’ que, además, es más sano.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: