Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

Entre todos las mataron y ella sola se murió

El sector remolachero en la provincia y en la comunidad lucha por sobrevivir aunque los hilos de esperanza que aún quedan están a punto de romperse. ¿Y quién es el perjudicado? Sí, el de siempre, el productor. La remolacha ha pasado de ser un cultivo estrella, rentable y apetecible hace cinco o seis años a ser algo de lo que nadie quiere ni oír hablar, parece que molesta y encima, se pierde dinero. La gota que colmó el vaso la echó la Junta de Castilla y León hace escasas fechas.
Así, la Consejería, con motivo de los recortes derivados de la crisis económica, ha decidido eliminar de 'golpe y porrazo' la ayuda de tres euros por tonelada para completar el precio cercano a los 45 euros hasta el año 2015 que ha desaparecido, o mejor dicho, que los agricultores no han visto.

Pero no todo queda ahí, porque los productores están esperando aún cobrar las ayudas del año 2011 ya que tardan más de un año en recibir el precio total por tonelada del cultivo azucarero, hecho que ha provocado que cada vez sean menos los que se deciden a sembrar remolacha.

Ante esta situación, solo hay una alternativa porque la Junta de Castilla y León no va a dar su brazo a torcer pese a las peticiones de las organizaciones agrarias en representación de los agricultores de la Comunidad.Todo pasa porque la industria, gran beneficiada de este 'negocio' inyecte ua cantidad importante de dinero para animar a unos productores que ya no quieren perder más dinero con el cultivo azucarero. Deben ser las empresas que explotan este negocio las que pongan la parte que ya no sale de las arcas regionales.

Pocos son los que se acuerdan de la estrella que tenía grabada la remolacha y que era el cultivo deseado por todospara poder obtener una ganancia que compensara otras pérdidas. Ahora, y en el caso de los agricultores que se lancen a la aventura, deben conseguir producciones muy altas, entre 110 y 120 toneladas por hectárea para cubrir gastos siempre y cuando la industria 'no se moje'.

Quizá también sea tiempo de reflexión y de pensamiento porque la remolacha ya atravesó por una desorbitada reestructuración al suprimir el 50% de la producción hace unos años, y por tanto, al 50% de los agricultores. Pues ni con ésas. Pero piensen mal y acertarán proque hay algunos que se están llenando los bolsos de dinero; vamos los de siempre...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: