Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

ÂżSomos profesionales?

La Lonja provincial de Salamanca vivió en su jornada del 28 de noviembre un espectáculo que le resta mucha credibilidad y que pone en duda la profesionalidad de muchos de los miembros de cada una de las mesas, más en concreto en la de cereales. No pueden repetirse las faltas de respeto reiteradas y actitudes chulescas que ponen en riesgo a un sector que ya de por sí vive en el alambre.

Me refiere a la polémica discusión entre Mateo Tejada y, especialmente Valentín Rodríguez con un comprador, Rubén Ronco, que terminó con estos dos últimos fuera de la mesa ante las continuas faltas de respeto de un €˜profesional€™ con el que siempre se siembra la discordia.

Ronco señaló que estos dos agricultores no se podían comparar con él en profesionalidad, €œni mucho menos, porque venir a decir a la mesa que hay que subir el cereal, es no saber cómo está el sector y ser poco profesional€. Valentín Rodríguez, agricultor, ya había tenido problemas con anterioridad con este comprador, pero llevaba mucho tiempo sin dirigirse a él en la mesa ni mantener ningún tipo de contacto, pero a Valentín cuando le pinchas, salta.

Y vaya si saltó. Estoy seguro de que tiene razón en el fondo, no lo dudo, pero le pierden las formas y eso lo saben todos y por eso le buscan las €˜cosquillas€™; sin embargo, Jesús Diego, otro miembro de la mesa de cereal tiene la misma postura que Valentín pero es más moderado. Sea como fuere, está claro que a nadie le gusta que le llaman €œpoco profesional€ e insinúen que no tienen capacidad para representar al productor en la mesa de cereales.

Está claro que dos no discuten si uno no quiere, pero lo que deben hacer los miembros de cada una de las mesas y por lo que están ahí colocados (lo dicen los Estatutos) es para la fijación orientativa del valor de los productos durante la semana y eso, casi nunca se cumple en ninguna mesa y menos en la de cereales.

Desconozco si la solución es cambiar a muchos de los que están en la mesa o a las cabezas visibles que ha colocado la Diputación, no lo sé, pero hay que tomar un nuevo rumbo, una dirección que no permite perder los papeles y que a muchos de los que están en la Lonja Provincial, no se les vea tanto el plumero, y con esto me refiere a cualquiera de ellos.

Un ambiente viciado
Quizá cinco años sean demasiados para reformar o tener la opción de modificar las mesas de la Lonja Provincial. De las siete mesas que componen este sector, la patata, el vacuno de carne y el despiece funcionan a la perfección, con alguna que otra discusión lógica cuando se quiere fijar un precio que convenga a todos.

La de vacuno de vida está en un término medio, aunque es cierto que es una en las que más se debate y tiene en Ricardo Escribano a uno de los defensores a ultranza de los ganaderos y que refleja cada semana con argumentos y buenas palabras su postura, algo de lo que muchos podrían aprender. Cuando algo se pide, se dice y se razona el porqué.

Y ya en el vagón de cola están la mesa de cereales, el porcino (eternos debates siempre sin acuerdo, aunque siempre desde el respeto) y la mesa de ovino, que se ha convertido en poco menos que un circo, por algunos miembros del sector comprador que desconocen las reglas del juego y solo piden bajada por defecto y porque así están programados. Unos solo miran por sus intereses y otros no han vendido un lechazo en su vida.

Por ello, en este apartado tienen que decir mucho los presidentes de cada una de las mesas que, en muchas ocasiones, pecan o de falta de autoridad o de exceso de la misma, y pese a que no se lo ponen fácil, deben hacer mejor las cosas.

Por ello, si son profesionales, que lo demuestren cada semana en todas las mesas porque el sector se juega demasiado cada semana como para que entremos en juegos sucios y cada uno no diga la verdad por su propio beneficio. Porque, repito, animo a que muchos se lean los Estatutos de la Lonja, que para algo están, digo yo€Ś

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: