Silueta felix fuente original

Ilusionados por la política

Félix de la Fuente

¿Crisis de refugiados o crisis de Europa?

Espera zona fronteriza entre macedonia grecia 1440245108759 detail

La crisis de los refugiados nos está demostrando que en Europa hay otras crisis todavía más graves: la crisis de solidaridad entre los europeos y la crisis de unidad. 

“Bastantes problemas tenemos en España ahora, como para ocuparnos  de otros que no son nuestros”. Esta es la actitud de muchos españoles y también la de muchos europeos. La xenofobia crece a pasos agigantados y  han vuelto las murallas y las alambradas. La lenta agonía de cientos de miles de personas –no lo olvidemos, son personas- está dejando al descubierto la cara más dura e inhumana de una Europa sin alma. No sirve la excusa de que algunos no son refugiados y de que otros son terroristas.

 

Mientras tanto la señora Merkel haciendo de presidenta de Europa, porque la falta de autoridad en las instituciones en la UE, lastrada por los nacionalismos de los gobiernos de los países de la UE, es absoluta, porque el Parlamento Europeo, que debería ser  el portavoz de todos los ciudadanos, se limita a hablar de la creación  de una policía común de fronteras para toda la Unión y porque Alemania es casi el único país que ha abierto sus fronteras a los refugiados.

 

La crisis de los refugiados nos está demostrando que en Europa hay otras crisis todavía más graves: la crisis de solidaridad entre los europeos y la crisis de unidad. Hace ya muchos años que tenemos varias Europas dentro de la UE: la Europa del Euro, la Europa de Schengen,  la Europa de la cooperación judicial…, ¿Por  qué retrasar entonces la Unión política entre los Estados que lo deseen, cuando sabemos que no volverá a haber nunca más una Unión Europea a una sola velocidad? No es sólo Gran Bretaña la que se opone a una Unión política o a una Europa Federal. Son también otros países que quizás no deberían haber entrado en la UE, y alguno de ellos no merecería estar dentro. Países que han vivido bajo la dependencia de Moscú  y, al quedar libres, han fomentado una mentalidad nacionalista terriblemente acentuada. Aunque no hubieran entrado, sus relaciones con la UE no hubieran sido probablemente peores que las actuales.  

 

Pero el día mortal para la UE será cuando Gran Bretaña diga no al “Brexit”, es decir diga que no quiere separarse de Europa. Porque el problema no es que Gran Bretaña salga de la Unión, el problema es que Gran Bretaña siga en la Unión  y quiera imponer e imponga sus condiciones y sus privilegios. Si Europa cede a las condiciones de Gran Bretaña,  ese día habrá muerto por muchos años la idea de una Europa Unida.

 

Ojalá que la crisis de los refugiados nos haga reflexionar. Ojalá que la guerra de Siria nos traiga a la memoria los millones de muertos que periódicamente nos han traído a Europa sus guerras internas. Ojalá que se cumpla el refrán español “no hay mal que por bien no venga”

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: