Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Con la comida no se juega

Serrat ya nos €œsusurró€ -en 'slow motion' todo sea dicho- aquello de €œNiño deja de joder con la pelota, eso no se dice, eso no se hace , eso no se toca ...€; pero a muchos se le está olvidando y en la educación de sus hijos las concesiones son continuas, aunque dada la temática de este blog , aquí simplemente vamos a centrarnos en esos nuevos €œhábitos alimenticios€ .

Imagino que todo el mundo estará de acuerdo en aquello tan manido -pero no por ello falto de razón- de que la comida entra por los ojos ( y en el caso de los niños mucho más si cabe ) , por lo que si queremos triunfar entre los más pequeños deberemos centrar nuestros esfuerzos en realizar una cocina muy atractiva y colorista (sin olvidarnos tampoco de conseguir platos sabrosos) ; pero en ocasiones la frontera entre ese 'flirteo visual' y que consideren la comida como un juguete desaparece por completo y ahí empieza el problema.

Parémonos a pensar en esos padres que en vez de poner la mesa , montan un Port Aventura con mil y una atracciones por la que sus niños desfilarán durante 30 minutos y que terminarán siendo el escenario ideal para rodar otra secuela de 'Pesadilla en Elm Street'.

Para que tu hija se coma un huevo frito Âż es realmente necesario que te posea Agatha Ruiz de la Prada y se lo hagas con forma de corazón? . La cara de sorpresa de tu hijo viendo como su tortilla francesa tiene dos ojos y una nariz , Âż justifica que para ello uses medio bote de ketchup industrial y una salchicha de sabe dios qué?

!No es suficiente con que tengan la mochila, el lápiz , un reloj, las sábanas, el nórdico y todos los DVDs de la colección de Hello Kitty , no! ; todo eso da igual, su existencia no será completa si no le compramos también los cereales de ese gato repolludo y le hacemos tartas con su cara en 3D.

Algo que últimamente me obsesiona es que la magdalena está en peligro de extinción . Me sabe mal, pero como nadie dice nada voy a tener que ser yo el que se ponga el 'disfraz' de Felix Rodríguez de la Fuente y os recuerde que antes matábamos e incluso nos jugábamos el paladar por comernos una recién salida del horno ( aunque no supiera a nada) ; pero ahora las cosas han cambiado y en nuestras cocinas habita una nueva especie venida de territorios lejanos , conocida con el nombre común de Cupcake ( magdalenus decoradus) ; se trata de una raza para muchos superior y parece ser que todos el mundo se tiene que rendir a sus encantos. Ya no tiene sentido tener en nuestras casas €œmascotas€ tan mediocres como una magdalena de toda la vida, ahora si queremos ser modernos tenemos que decorarlas con mil y un frostings de colores y no debemos darnos por satisfechos hasta que parezcan carrozas del orgullo gay.

Creo que es el momento de pararnos a reflexionar y de €œinvertir€ en la educación de los niños , porque tengo la €œligera sospecha€ de que cada día van a saber menos de los alimentos , de todo ese pequeño mundo que antes tanto nos divertía . Aunque lo peor es que si no le ponemos freno a esto, llegará un momento en el que para ellos la leche será algo que se puede €œordeñar€ en los frigoríficos y los tomates esas cosas rojas que hay en los supers y que se le echan al azúcar para hacer el ketchup.

Enseñémosles a comer desde pequeños y cocinemos con ellos porque esas serán las mejores inversiones; que sepan que los pimientos no tienen ojos, que las ovejas no son peluches , que no hay que pedir perdón por comer una magdalena sin decorar y en definitiva que diferencien gastronomía de juguetería porque son independientes ; y es que para hipnotizar al Dioni hacen falta dos relojes.

Los menús para niños en los restaurantes, si os parece los dejamos para otro día €Ś..

Twitter: @DavidMonaguillo

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: