Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Amásame mucho...

Hoy por fin damos carpetazo a la temporada del roscón de reyes; los hogares con aprendices de panadero dejan atrás días de interminables amasados, levados y rezos a la virgen del abrigo de pana, para obtener roscos como volantes de camionero, que con un poco de suerte habrán salido tan secos como los del supermercado y sin ella , a la mañana siguiente tendrán en su lugar un bonito salvavidas de corcho , que estará encantado de "chuparse" media taza de tu café y si me apuráis hasta la mula de Juan Valdés....
Ya os comenté en su momento que los blogs de cocina suelen regirse por el "si no hago lo que veo me meo" y que cada época del año tiene su receta fetiche, pero ésta se lleva la palma; cuando se acerca el 5 de enero, "legiones" de amas/os de casa dejan atrás sus miedos, se enrolan en el ejercito del agua de azahar y aliándose con la levadura luchan por la victoria en "la batalla de las masas"; nunca el orgullo tuvo forma elíptica, nunca medio kilo de harina hizo derramar tantas lágrimas por parte de vencedores y vencidos.

Y yo me pregunto, ¿ qué tiene el roscón para que año tras año la gente se vuelva literalmente loca por un trozo de pan relleno de espuma de afeitar , coronado con un puñao de azúcar glass a modo de aftershave y algo a lo que llaman frutas escarchadas? ; podría ceder y pasar por alto los dos primeros puntos, pero este último siempre va a teñir de cierto dramatismo mi experiencia rosconera , porque si me toca un trozo de naranja o de guinda conseguiría lidiar con él, ¿pero qué coño puedo hacer con ese kiwi insinuándome que El Increíble Hulk ha “mudao” de piel allí encima?

Una vez declarada mi aversión hacia esta linea de “frutas farmatint” y para que no penséis que soy un tío sin corazón, voy a reconocer el lado positivo de este mundo, posicionándome a favor del concepto “meter cosas en los alimentos” porque a la postre, para comerse algo así necesitas alicientes y esta especie de ruleta rusa dulce, puede incitarnos a consumirlo sin parar; este tipo de márketing está de sobra probado y algunos ejemplos podrían ser el de Kinder, vendiendo mal chocolate gracias al “juguetito” que lleva dentro o el de algunos novios - con el futuro un tanto oscuro - que tienen la brillante idea de colocar el anillo de compromiso dentro de una copa de Rondel Oro...

Mención aparte merece el que en su día intentó modernizar el roscón colocando una coronita tipo Burguer King en el centro, sin percatarse de que aquello “sudaba “ con facilidad y lo que es peor aún, que tarde o temprano llegarían los roscones rellenos para “hacerle un Lewinsky” de trufa o nata; eso por no hablar de la verdadera putada para el que tenga que colocársela, que por aquello de la mancha en la corona , será conocido a partir de ahora como “un Urdangarín”.....

Los arranques de modernidad no se quedan ahí y este año aparecen como novedad algunos con sabores de lo más variado, como por ejemplo champagne y fresas, tigretón, yogurt y pistachos, 5 chocolates y en un claro intento de encontrar la cuadratura del circulo - del mal gusto - encontramos el de Gin Tonic, que por rizar el rizo, perfectamente podríamos meterlo dentro de un Citadelle con Fever Tree, porque el colectivo gafapasta nos haría la ola, aunque estuviese escupiendo “posos” toda la noche.

Y para finalizar simplemente transmitiros el mal sabor de boca que se me queda porque a pesar de que hoy en día una ardilla podría cruzar España saltando de roscón en roscón sin tocar el suelo, mis amigas las de los cupcakes aun no se han metido en este mundo , para llenarlo de color ,vida alegría y calorías innecesarias; espero que en 2013 – a pesar de su mala rima- pueda comprar uno con frosting de agua de azahar o con fondant de piña escarchada …..

Twitter: @DavidMonaguillo
pecadosmonaguillo@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: