Fernando rodriguez original original

Garrido is not Spain

Fernando Rodríguez
Blog de Fernando Rodríguez

Crrrrrrrrudo

Me gusta la carne cruda empezando por el riquísimo steak tartare. Hago mis pinitos y mis puentes con el pescado japonés. La mejor agua, la de los montes: incolora, inolora, insípida y especialmente fría. El kit-kat más sabroso, vuelta y vuelta. Lo crudo en contraposición con lo cocido, que no con el extraordinario cocido. Cocido como sinónimo de borracho. ¿Borracho yo? ¡Tururú!

Era un oyente más o menos fiel de “Carne cruda”, el programa de Radio 3 que empezaba cada día a las dos de la tarde con esta barbaridad musical. Solo con semejante presentación me tenía ganado. Ya no puedo oírlo. Ni yo ni nadie. Lo han quitado. Esperadísimo no, lo siguiente. Javier Gallego, crrrrrrrrrudo para los amigos, repartía estopa desde hacía tres años en la radio pública. Primero a siniestro y desde el pasado mes de noviembre principalmente a diestro. Cuando lo encontré en el dial debo reconocer que me escandalicé. Harto de primas de riesgo y de techos de gasto busqué música en el único sitio en el que se puede encontrar. Y encontré  palabras y sones. Al principio pensé que se trataría de un periodista, funcionario de oposición, con el futuro asegurado de por vida aunque fuera barriendo los pasillos de Prado del Rey. Pero nada más lejos de la realidad. Doble valor, entonces. A Gallego le gustaban especialmente las cabezas de los títeres. A por ellas iba. Cojeaba de los dos lados, pero especialmente del que cojean los que cojean de ese lado. Muchos días, de camino a casa, le oía decir lo que yo no me atrevía a escribir. Algunos días, incluso, la carne se me pasó por estar más pendiente de sus barricadas que del solomillo de turno. Habló, siempre, de estafa y, nunca, de crisis y me presentó a tipos con vidas curiosísimas desconocidas para la gran mayoría. Eso sí, de los que más recuerdo, uno había sido ladrón de bancos en su juventud y otro, anarquista y masón. ¿Vidas ejemplares? En la ventanilla de al lado, si no les importa.  Me hizo pensar… y pensé. No estaba ni mucho menos de acuerdo con él en algunas cosas que decía pero tampoco lo estoy de vez en cuando con cosas que yo digo. Me descubrió, para colmo, músicas; de los mejores regalos que alguien puede hacer al otro. Le echaré de menos pero no se preocupen que, de ésta, también saldré.

El propio Javier Gallego contó así los motivos del cierre de su programa. Y el nuevo director de Radio 3, Tomás Fernando Flores, le rebatió así en El Mundo. Ustedes mismos.

La llegada del PP al poder ha cambiado los medios públicos. Al fin y al cabo, son políticos. La memoria es frágil y ya no nos acordamos de lo que pasó en 2004. Urdaci también tenía su P-Ú-B-L-I-C-O. Sí recuerdo, en cambio, que los informativos de Televisión Española desde 2004 a 2011 han sido, con extrema diferencia, los más neutralmente subjetivos que yo he visto jamás. Ahora, mayor y cansado, desarmado y cautivo, con el Canal Plus Liga me basta. 


DESAPUNTES

- Hablemos del tiempo. Aún no entiendo como este asunto no ha abierto telediarios y periódicos. Incomprensible para un fanático de la información meteorológica como el que suscribe. Se puede saber la temperatura que hay por el número de cri-cri que hace un grillo. ¿Qué no se lo creen? Miren, miren.

- Dice un refrán popular. No hay Mayor Oreja que el que no quiere oír.

- Sólo para atléticos. Papá, papá  ¿pero cómo coños no vamos a ser del Atleti? Cuatro títulos europeos en dos años. Llevo frotándome los ojos desde el viernes por la noche, mi niña ya se ha hecho mujer.

 

CONTRA LA PARED

Amor a prueba de frenazos y derrapes. Amor verdadero lo llaman.

Pintada amor, Salamanca

 

MÚSICA PARA LLEVARSE A UNA ISLA DESIERTA… O A CASTELLÓN

 

Mi ídolo de juventud se hace mayor, y a ratos, muy mayor. Mark Knopfler me hizo llorar en el Calderón una noche de mayo hace ya más de veinte años. Después de componer algunas de las mayores obras de arte que estos oídos míos hayan escuchado jamás, se le acabó el talento y le confundió el country. Ahora saca un nuevo disco, “Privateering” lo ha titulado, y tampoco me lo compraré. Y eso que el presente (y piratón) vídeo no tiene mala pinta y que en la lista de invitados figuran ilustres de la talla de Michael Mc Goldrick o el inmortal Phil Cunningham.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: