Nou cambio

Nou detail

La Radiotelevisión Valenciana ha realizado una profunda reconversión con, no hay que olvidar, un tremendo Expediente de Regulación de Empleo con más de mil trabajadores despedidos. No ha sido la única, Telemadrid también se ha visto inmersa en un proceso similar, aunque de cara a la galería no se han notado los cambios más allá de una pésima técnica y un vacío de contenidos impresionante.

Sin embargo, en la autonómica pública valenciana parecen haberse propuesto dar un giro radical de lo que hasta ahora era Canal 9. Buen ejemplo de ello es el vídeo de presentación de Nou Televisió (el nuevo nombre de la cadena), en el que aparecieron opiniones, políticos y músicos que, hasta hace muy poco, estaban vetados en la práctica.

 

No es de recibo que para hacer ese cambio editorial hayan tenido que dejar a más de mil empleados en la calle, pero por lo menos si te propones dar un nuevo enfoque a la cadena, que sea en todos los sentidos, algo que así parece haber entendido su directora general (que accedió a su puesto en la nueva sociedad RTVV SAU). No ha pasado lo mismo en Telemadrid, que quienes la han llevado a la más absoluta ruina e indiferencia para la opinión de políticos y, lo que es peor, para la ciudadanía, siguen en sus puestos como si nada.

 

Canal 9 dio paso a Nou Televisió en un vídeo de presentación de media hora en el que se pedía a los valencianos que volvieran a tener en cuenta a su radio y televisión pública, con informativos plurales e independientes, una programación “fresca” y diferente, en valenciano, con Obrint Pas de fondo… Sí, “las palabras se las lleva el viento”, pero buen signo de cambio es que esas palabras se escucharan en horario de máxima audiencia y muy promocionado.

 

Como a todo, hay que darle tiempo y ver con perspectiva si todo lo prometido en esa medio hora se va a cumplir. Quién sabe, igual nos llevamos una sorpresa y se convierte en lo que toda televisión pública debería ser, un servicio para la sociedad, que es quien paga, no los políticos. Ellos sólo deciden cuánto destinar a cada asunto, pero el dinero sigue siendo público y se ha de utilizar como debe ser, no como un pozo sin fondo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: