Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

Votar Naranja es Votar Azul

 

El pasado viernes las redes sociales de nuestro país, bajo la etiqueta #VotarNaranjaEsVotarAzul fueron un hervidero de información acerca del verdadero rostro de Ciudadanos. Pasados ya los cien días de rigor desde las elecciones municipales y autonómicas, la gente alberga ya pocas dudas sobre el papel de “marca blanca” que esta formación está jugando al servicio del Partido Popular.

 

No sólo llama la atención que la Fundación FEDEA, niña bonita del IBEX35, en cuyo patronato se puede encontrar, entre otros, al imputado Rodrigo Rato, esté dando soporte al partido naranja sino que aún estamos esperando, como esperó y esperó el Tribunal de Cuentas de nuestro país, que nos expliquen la financiación bancaria de su partido y su defensa a ultranza de los derechos de ese 1% que no ha hecho otra cosa que enriquecerse en esta crisis, a golpe de paraísos fiscales.

 

Que las familias de mi país les importan un bledo lo dejan clarísimo a través de su afán por implantar el copago sanitario, subir el IVA a los productos básicos, impulsar a toda costa la privatización de la educación o rechazar reiteradamente en los parlamentos autonómicos la sanidad universal. Fanáticos del contrato único que sólo beneficia a la CEOE por delante de los derechos de los trabajadores, llama la atención que la FAES, ese feudo de Aznar, marque también las líneas programáticas de Ciudadanos.

 

Que dediquen su presencia municipal a pedir que se financien campos de golf en lugar de servicios básicos para los comedores escolares, que traten de cargar a las arcas públicas viajes mensuales desde Chicago  o que tengan la desfachatez de nombrar como autoridad en el pleno de Salamanca al sindicato Manos Limpias, nos da una imagen bastante aproximada de cuáles son sus prioridades y lo lejos que quedan de los intereses reales y cotidianos de la gente sencilla y las familias de nuestro país.

 

Hablaron de combatir la corrupción y a los pocos días estaban sentados y apoyando al PP de la Púnica y al PSOE de los ERES. Hablaron de cambio y pusieron a viejos alcaldes del PP en los sitios de siempre apoyados por los de siempre con un retoque de color. Una apuesta de marketing a lo USA para esconder la total ausencia de un proyecto para mi país, más allá de los intereses de las élites, uno por ciento frente a nosotros, mayoría, 99% de la población que sabemos que es tiempo de que la política vuelva a la gente y salga de los despachos del IBEX35. Señor Rivera, su teatro de artificio se acabó.

Comentarios

Martin 22/09/2015 10:30 #1
Y sigue engañando a la gente y con el discurso del miedo.... dale leña a la mona!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: