Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Ser solidarios y solamente solidarios

Ciudadanos y movimientos sociales,  (y quiero hacer mía y ser transmisor de esta propuesta),  se están  movilizando desde muchos lugares para dar una respuesta a los atropellos que tantas personas están sufriendo, y en especial, las más empobrecidas, en los últimos tiempos

Los políticos y grupos económicos en el poder están respondiendo con violencia, con mucha violencia, con la disculpa de la legalidad; pero, sin embargo, con evidente injusticia e incluso, con intentos de criminalización.

 

Por lógica, (y es lo que buscan), mucha gente está empezando a tener miedo a salir a la calle, a manifestarse; están sintiendo el desánimo de quien ya no cree en la movilización porque parece que no sirve de nada; o en la desesperanza de quien ha experimentado que la lucha sin resultados a corto plazo es inútil.

 

Bien,...¡¡ Usemos la cabeza, seamos creativos!! ¡¡Usemos la lucha pacífica, la no violencia!!.

 

 ¿Qué es lo que más les puede doler a los bancos y a muchas multinacionales ahora mismo? ¿Cuál es el único idioma que entiende esta gente?



¡¡QUE LES TOQUEMOS EL BOLSILLO!!  ¡¡NAVIDADES, y mucho más... SIN TARJETAS DE CREDITO!!

 

Esta, puede ser  una de las maneras con la que responderles; pues, está en nuestras manos.



Apoyemos conjunta y comunitariamente esta acción: Cuanto vayamos a comprar en estos días de la navidad, ya que son días más propensos al consumo, vamos a hacerlo en pequeñas  empresas y autónomos/as locales. (La vecina que quizá vende por catálogo o por internet, la persona artesana que hace bisutería, la amiga que tiene una tienda en el barrio, el pastelero/a que hace los turrones artesanos, el chico que vende en el mercado, el pequeño campesino/a que produce él o ella misma verduras, aceite, vino, carne,...)



El pequeño comercio lo está pasando fatal. Los pequeños productores apenas pueden subsistir. Las dificultades se nos acumulan a muchas personas de nuestros contextos y ambientes.



Hagamos que el dinero llegue a personas y empresas cercanas y no a grandes multinacionales. Así, podremos poner en práctica una manera de hacer y de vivir más justa y más equitativa.


 
Y a la hora de pagar... no paguéis con tarjeta de débito / crédito, para evitar el lucro de bancos y multinacionales financieras. (Dependiendo de que a aquello que pagues con tarjeta le pueden aplicar comisiones de hasta un 6%). Y como el gesto será importante, continuemos haciéndolo cuando este tiempo pase.


 
Apoyemos a la gente; apoyemos negocios locales que vendan cosas de producción local. Deja de dar dinero a los bancos y a toda esta gente que nos están arruinando a la sociedad como espacio de relaciones igualitarias y echa una mano a tu vecino, que quizá,  lo está pasando fatal.

 

 El pequeño esfuerzo solidario que podamos hacer es imprescindible, y, encima, estamos colaborando con este gesto a dar visibilidad y  a hacer amanecer otra manera de vivir y de construir la vida humana en sociedad comunitaria.


Vamos a usar el único poder que nos queda, aunque parezca que nada conseguimos. (De esta manera y con las mismas expresiones quiero unirme a colectivos que plantean esta propuesta):

 

¡¡¡SER CONSUMIDORES CONSCIENTES Y DECIDIDOS A NO PASAR POR EL ARO!!!

 

(Pero quiero sugerir otra parte a esta propuesta, porque probablemente muchos no utilicemos ni siquiera la tarjeta de crédito; porque de donde no hay..). Y nos podemos organizar de otras maneras para poder vivir todas las personas. Si lo estás pasando mal, incluso teniendo dificultades para poder acceder diariamente a la comida, a las medicinas, estamos organizándonos por muchos lugares para tener soluciones comunitarias con el apoyo de todos y de todas; ya que estamos convencidos y convencidas que no existen soluciones individuales.

 

En el entorno en el que vivo estamos en el proceso de crear tres grupos de apoyo y autoayuda. El Espacio de Solidaridad Comunitaria, (no bancos de alimentos, pues no son, en su mayoría, fruto de la solidaridad), para organizarnos las necesidades nuestras y de otras personas en alimentación, en ropa o en medicinas. El Espacio Comunitario Compartido, para apoyarnos en la búsqueda de empleo, en solucionar el problema de la vivienda o el posible desahucio, en el planteamiento de alternativas como las Rentas Básicas o en el aprovechamiento del recurso de la guardería infantil con familias que tienen esta urgente necesidad. El Espacio Abierto al Medio Rural, que nos puede posibilitar recursos de vida y trabajo a quienes, por su realidad, el medio urbano ya nada le puede ofrecer.

 

Esta forma de organizarnos necesita el apoyo de muchas personas, pero sobre todo de los gestos y de las opciones solidarias, como la única alternativa a las consecuencias inaceptables de una manera concreta de actuar que tanto está haciendo sufrir.

 

Implicarse las propias personas afectadas en el desarrollo y autogestión de estos espacios, es imprescindible; pero para que todo se viva con la solidaridad más plena, es igualmente importante sentir la obligación de compartir la suerte de los implicados en estos mismos espacios, para hacer con ellos que sean los instrumentos adecuados para dar solución de forma comunitaria a las necesidades que vemos y sentimos a nivel personal y colectivo; a la vez que nos damos cuenta de su importancia.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: