Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Producir, alimentar o... Âżmatar?

€œLa mayoría de las personas pobres y hambrientas del mundo viven, paradójicamente, en zonas rurales donde la producción de alimentos es la principal actividad económica. Su agricultura, la agricultura a pequeña escala, está siendo continuamente atacada por el modelo del negocio agro-exportador...€ (Soberanía alimentaria).

Esta es la €œmúsica de fondo€ que indigna a muchas personas y colectivos, como nos ha pasado este año en la Escuela de Movimientos sociales €œTinto de verano€, cuando hemos tenido la ocasión de analizar y pensar en alternativas para un medio rural justo y sostenible, que está siendo obligado a cambiar de función con unas consecuencias tremendamente preocupantes.

€œEfectivamente, la función más importante que deben cumplir quienes trabajan en la agricultura y la ganadería es la de proporcionar alimentos para la sociedad€ (Soberanía alimentaria).

Y hoy, lamentablemente, ya no ocurre así. Se obliga a muchas personas, a muchas familias y colectivos sociales a abandonar la tierra; pero nunca como ahora, igualmente, se ha acumulado la tierra en tan pocas manos; por ello la propiedad de la tierra será uno de los problemas del futuro.

Se despilfarra el agua utilizándola como negocio, campos de golf y otros usos, y a la vez se privatiza; Âżpensábamos hace poquitos años que íbamos a pagar más de 1 ‚Ź por 33 cl. de agua? A unos muchos se les priva de alimentos, millones de seres humanos, pero unos pocos los mercantilizan en el llamado mercado libre; los mismos que generan las semillas artificialmente y los abonos  y los herbicidas y los pesticidas... y crean las cadenas de comercialización y las cadenas de supermercados más importantes...

El éxodo rural es y ha sido masivo hacia los espacios urbanos, pero, mientras, quienes lo han provocado como causa mayor, están haciendo de esos espacios lugares de disfrute y enriquecimiento individual. Las consecuencias de este tipo de acciones políticas, dirigidas por esos tres grandes €œmonstruos€ que son el FMI, BM y OMC, o dígase entre nosotros Políticas Comunes Europeas, obligan a muchos campesinos y campesinas a actuar como están actuando, lo que está siendo extremadamente grave.

Todos estos hechos están provocando otra crisis todavía más grave que la actual, €œla del calentamiento planetario, que va a tener irremediablemente dimensiones catastróficas para millones de seres humanos, y la de la insostenibilidad de la Tierra como consecuencia de la virulencia productivista y consumista. Necesitamos 13 más de Tierra, es decir, la Tierra ya ha sobrepasado el 30% de su capacidad de reposición. No aguanta más el crecimiento de la producción y del consumo actuales, como propone cada país€(L.Boff).

Cerca de nosotros hemos justificado el abandono del campo y de los pueblos porque no existen servicios educativos o culturales adecuados a la sociedad de bienestar y consumo que nos hemos dado. O porque no tenemos las comunicaciones necesarias en carreteras o en la utilización de nuevas tecnologías. ÂżPensamos que el medio urbano que a muchos nos ha acogido, ya no puede dar más de sí? ÂżNo estará un nuevo medio rural y un nuevo espacio urbano en favorecer y organizar unas nuevas relaciones, sobre todo en la utilización directa del modo de ser más original del medio rural?

En nuestro medio rural y campesino más cercano hemos sustituido producciones tradicionales y familiares diversificadas, con mucho de natural, por producciones y explotaciones orientadas y dirigidas por la agroindustria. ÂżHacia dónde vamos con tanta contaminación y alimentación prostituida?

Con el único objetivo de mercantilizar la agricultura, los pueblos, la ganadería. Con la única pretensión de controlar los precios del mercado, las producciones, su riqueza alimentaria y cultural, y como consecuencia las personas y los pueblos; en algunos momentos el mercado ha utilizado el mar como lugar donde €œenterrar€ miles de toneladas de trigo o cebada, o soja o maíz, con la disculpa de ser €œexcedentarios€; en estos momentos se utilizan el trigo o la cebada o el maíz cuando sea necesario para el mercado y el control de sus precios, en el funcionamiento de fábricas de bio-etanol, que hasta parece que suena bien, con el único objetivo del enriquecimiento (!siempre la misma historia!).

Y mientras todo esto ocurre, millones de personas mueren de hambre o viven con graves dificultades para poder acceder a la comida. Y visto así, Âżno está siendo una forma de asesinato encubierto? Quizá nada de encubierto. Nosotros probablemente tenemos demasiado cerrados los ojos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: