Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

No importa la dignidad de todas las personas

Un día más aparece entre nosotros. Es una llamada a nuestra conciencia que siente toda la impotencia de no saber aportar la verdadera, la más justa y solidaria de las respuestas, para apoyar los derechos más elementales pisoteados, dejados y olvidados en un ser humano, en una familia, en un grupo empobrecido.
Aparece con su niña pequeña de dos años; tiene otra niña mayor. No es la primera vez que viene a pedirnos apoyo y ayuda. Me relata una vez más su situación. No le llegan ninguna de las posibles ayudas; su compañero está en la cárcel; precisamente esa misma mañana había recibido de él una carta solicitando apoyo para su mujer e hijas; la casa se encuentra cargada de humedad; la única cama es un somier encima de una bolsas de plástico. Su padre, fuera de Salamanca, ha podido ayudarla un poquito este mes; con ello ha comprado algo de comida para las niñas. ¿Cómo pagar la guardería si lleva a la niña pequeña?; y si la niña no la puede llevar a la guardería, ¿cómo dedicar tiempo a buscar trabajo?

No vive en este barrio de Buenos Aires, el nuestro, pero, ¡qué importa!. Seguro que de estas historias escuchamos y vemos diariamente muchas en colectivos sociales, en asociaciones, en parroquias, en centros sociales, o simplemente en encuentros personales.

El apoyo comunitario e inmediato es muy importante; incluso, me atrevo a decir que fácil; pero sabemos que hay que ir más allá en el apoyo que debemos facilitar. Estamos convencidos de que debemos de utilizar instrumentos y herramientas que ayuden a dignificar éstas y todas las vidas, y para ello debemos procurar todo cuanto esté en nuestras manos y en nuestros colectivos para hacer partícipes a estas personas y grupos del derecho comunitario a ser partícipes de los bienes sociales de la propia comunidad.

Pero, aquí comienza la barrera de la necesaria acción política. Posibilitar derechos comunitarios y sociales es una acción política de los propios ciudadanos; pero los señores de la política y de la economía de un sistema socio – económico como el que nos toca vivir, no sienten diariamente y constantemente la cercanía de éstas y otras dolorosas historias. Probablemente sólo tienen referencia de ellas. Quiero creer que por esta razón no están dispuestos a posibilitar respuestas o soluciones adecuadas, o se permiten negar, sin más, estos derechos fundamentales que les posibilitaría salir del empobrecimiento.

Detrás de ésta y otras miles de historias en muchos casos más graves e indignantes; encontramos declaraciones y acciones que producen escándalo desde el más elemental sentido de la ética y de la moral.

Por parte de políticos, jueces o responsables financieros que tanto nos llevan hablando de austeridad o de recortes, continúan aplicando fácilmente medidas para los más empobrecidos y el resto de la ciudadanía ; continúan siendo beneficiarios de salarios insultantes de 3000 hasta 14.000 € al mes, frente a 400, ó 600 ó 800€ para todos los miembros de una familia; continuamos viendo la adjudicación y los ascensos por “dedocracia” a puestos de trabajo altamente remunerados, a personajes que por ser familiar de … pasan a ocupar el puesto de esta empresa o de aquella dirección general.

Continuamos escuchando con indignación y desconcierto declaraciones de altos cargos políticos que dicen, “se acabaron las subvenciones a fondo perdido, olvídense de la cultura del todo gratis. Que no nos digan estas cosas a la gran mayoría de los ciudadanos, a los que parece que nos echan en cara haber sido culpables de esta pretendida “gratuidad”.

Continuamos sufriendo porque nos hieren profundamente con medidas como la “amnistía fiscal”, que para mayor escándalo, incluso intentan justificarla. ¡Qué valor! ¡Qué derroche de palabras con las que no se duda adaptar y justificar el discurso interesado! Ya sabíamos de la crueldad e inhumanidad de este sistema que nos toca sufrir para controlar el mundo a través de la alimentación, el agua y el hambre; pero debemos darnos cuenta, si antes no lo hicimos, que esas situaciones no sólo se van a extremar en los próximos años lejos de nosotros, sino que las vamos a ver agravadas entre nosotros.

Continuamos sorprendiéndonos en otro ámbito de nuestra vida, y si cabe, más todavía, con actuaciones totalmente fuera de lugar desde la propia jerarquía eclesiástica. De la desautorización del Cardenal Rouco para que en su diócesis se apoye la crítica del documento elaborado por la HOAC contra esta reforma laboral. (Qué distinta sin embargo la actuación de algún otro Obispo frente a esta reforma).

En este sentido me ha supuesto aire fresco la reflexión que públicamente ha hecho un creyente cristiano de Segovia ante lo sucedido en su diócesis con el acto de desagravio al intento de robo de la corona de la Virgen Patrona de su ciudad, cuando las autoridades religiosas, políticas y de todo tipo han unido fuerzas en este acto, y él reflexiona así, “el culto y el compromiso con la justicia y la misericordia, deben ir de la mano en nuestra Iglesia. Qué oportunidad, para haber expresado en la asamblea, (se refiere a la del acto de desagravio), que el amor a la Virgen es solidaridad con los pobres, los alejados y los olvidados, (y se refería a los dos chicos que realizaron dicho robo y al hacer de su diócesis con los m)”.

Probablemente esta manera de pensar, de hacer y de luchar, como la de muchas otras personas creyentes y no creyentes; de grupos y colectivos, está dando luz a este oscuro túnel por el que estamos pasando.

No debiera pasar un día más dónde dejáramos de entender que el sostén y la esperanza de toda humanidad está en la propia dignidad de cada ser humano. Esto que parece que se olvida tan fácilmente. La vivienda húmeda puede ser sustituida por miles de casas vacías. La cama y la comida tienen derecho a ser un regalo. La educación y la salud deben ser consideradas como un derecho conquistado con el esfuerzo y la lucha comunitaria. Y todo esto, en cualquier lugar del mundo, pues ¡SI QUE IMPORTA LA DIGNIDAD DE TODAS LAS PERSONAS!..

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: