Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Inventemos nosotros antes

La realidad más global del mundo y de la sociedad, se está manifestando insostenible; !y es verdad!. Pero la realidad cercana se nos está presentando cada día con mayor urgencia, todavía. No ya insostenible, sino escandalosa, inhumana y provocadora.

Hace quince años, iniciábamos desde un grupo de personas que nos sentíamos interpeladas por las situaciones y personas excluídas, un camino de acompañamiento con ellas. Nos planteábamos caminar con ocho o nueve de ellas; de la calle o de la cárcel; de la inmigración o del desarraigo familiar y social.

Pusimos medios y recursos. Pusimos infraestructuras y profesionales. Pusimos empleo y formación. Todo cuanto estaba a nuestro alcance. !No podíamos tolerar una sociedad tan injusta y excluyente con los brazos cruzados!

Después de unos años, habiendo recorrido un camino nada sencillo, nos veíamos ya desbordados. Si ocho o nueve personas creíamos que eran el número adecuado para compartir con ellos nuestro sentir más comunitario; nos indignaban cada día más las situaciones y personas que nos iban llegando y llamando.

Tuvimos que llegar hasta veinte personas. Veinte historias de vida distintas. Veinte historias provocadoras al teléfono, a la puerta, a la razón y a las entrañas. !No podíamos decir que no! Y siempre la misma pregunta, Âżcómo tanta pobreza y tanta exclusión?. ÂżCómo tanto disfrute y tanto dolor a la vez?.

Más espacios para la disponibilidad de otras diez personas, pero cuidado que no disminuya el esfuerzo más profundamente humano con el resto. Más responsabilidad ante la sociedad, pero a la vez una mayor indignación,(ya existía la indignación en muchos de nosotros), y deseos de reivindicación entre todos.

Han pasado apenas dos o tres años y nuestra acogida comunitaria ya se encuentra en treinta personas. Continúan siendo de la cárcel o de la calle; de Africa o de América; de Italia o de España; de Canarias o de Castilla y León;...ÂżHasta dónde?; Âżhasta cuándo?.

Vienen con mucho daño en sus vidas. Acuden con su ser humano más profundo, roto, partido. Llaman destruidos por tanta agresividad consumista e indiferencia. Derriban la puerta en la búsqueda de esperanza. !Es tanta la injusticia de la que ellos mismos y nosotros, quienes les acompañamos, somos cómplices!. !Cuántos barrios y cárceles; espacios sociales y físicos, se han convertido en lugares de transformación de seres humanos en seres torturados por la droga, la marginalidad o el conflicto!, y no hemos querido o sabido dar ninguna solución.

Una única esperanza apunta en el horizonte: EL 'Invento de lo Comunitario'. Nuestra sociedad, hoy, no apuesta por la comunidad; y sin embargo sólo se pueden reconstruir vidas e individuos desde la experiencia del compartir vivida comunitariamente; con la cercanía; con la casa abierta; con la tierra dispuesta para abrir el surco; con los alimentos preparados para cubrir la mesa;...

No puede haber mejor voz ante la sociedad, denuncia ante el sistema y solución ante tantas personas destruidas; que ir experimentando lo comunitario y en lo comunitario cómo se puede disfrutar de la vida; con los que están al lado y desde la prioridad de lo cercano.

Quienes acabáis de entrar y estrenar responsabilidades en los ayuntamientos; desde el lugar más cercano al ciudadano; ÂżNo os parece que por aquí empieza vuestra tarea?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: