Lambas silueta original

Enganchados al running

Eduardo Lambás
¿Corro un maratón?

¿Corro un maratón?

Estoy listo 400x300 detail

Llevo años corriendo para encontrarme bien y mantenerme en forma para practicar otro tipo de deportes con garantía de poder disfrutar de ellos, como el rugby en veteranos y el pádel con amigos o el esquí.

 

El veneno de las carreras ya estaba en mis venas y yo no lo sabía. Siempre había dicho que nunca correría una carrera popular porque prefería relajarme corriendo por el pinar o el páramo, hasta que un amigo me lio y me inscribió. Creo que era la carrera universitaria de Valladolid, cortita, cómoda, buen ambiente… Las sensaciones que tuve al ponerme un dorsal fueron de competición, de compromiso, de superación, evidentemente cada uno dentro de su edad y condición física pero me sorprendieron gratamente, y el entrar en meta sabiendo que has dado lo mejor de ti fue gratificante.

 

Tan gratificante fue que ya decidimos preparar la media de Valladolid, con lo que las salidas dejaron de ser para charlar y relajarse y pasaron a ser de darse un poco de cañita. Hacíamos tres días de 45 minutos y una tiradita a la semana de 12 o 15 kms; éramos tres amigos que disfrutábamos con nuestro progreso y nuestro compromiso. Según se acercaba la fecha se notaba la ilusión y los nervios pero lo suplíamos con la preparación de la comida de después de la carrera. El mejor momento del entrenamiento era el porrón de cerveza con limón que nos tomábamos al estirar en la puerta de casa (éramos vecinos), y habíamos pensado en asar un jamón para reponer fuerzas después de la carrera con las familias en el jardín de cualquiera de los tres. Sabíamos que ni la bebida del estiramiento ni la alimentación eran profesionales pero ni queríamos serlo ni seguro podíamos serlo.

 

Llegó el día de la media, con nuestras camisetas iguales (las que regalaban con la inscripción) nos dirigimos al Campo Grande con las expectativas de aguantar el globo de 1 hora y 45 minutos que para nosotros era todo un reto.

 

Nos sorprendió el ambientazo de la línea de salida. Allí descubrí a qué se va a una media cuando un corredor de verdad te pregunta. Porque un amigo de los que corre de verdad me preguntó qué a que había ido y le conteste que a hacer la media. Él me explicó que todo el mundo lleva un objetivo a una carrera, que puede ser terminar o hacer un determinado tiempo: nos dio la risa y nos mirábamos entre ansiosos y temerosos hasta que se dio la salida.

 

Nos agobiaba tanto rodar en pelotón que nos buscamos un hueco por delante del globo de nuestro objetivo y empezamos a devorar distancia enganchados a un grupo de atletas de Parquesol que nos vino al pelo.

 

A mitad de carrera uno de nuestro grupo por precaución se rezagó esperando al globo y el otro compañero y yo seguimos con este grupo hasta que nos plantamos en meta en 1 hora y 42 munutos. Para nosotros fue tal la sensación al entrar en meta y, además, por debajo de nuestro objetivo que nos abrazamos emocionados.

 

 

El objetivo estaba cumplido y la satisfacción era plena. La comida con las familias fue de celebración de un éxito y ya estábamos pensando en el siguiente reto.

 

En ese momento me empezó a rondar la idea de hacer un maratón.

Comentarios

Elisa 20/03/2014 11:57 #5
Nadie como yo, sabe lo que significa para ti este maratón, por tu entrega, y tesón, por el esfuerzo, por el dolor, por la esperanza y sobre todo por ti mismo... Desde la distancia los tres correremos contigo, porque sólo mientras corres eres libre.
Alberto 10/03/2014 16:39 #4
Correr es una adicción de la que es difícil separarse. Si estás en ello, ánimo y piensa que después de la primera maratón llegará el reto de la segunda...
Teje 10/03/2014 16:28 #3
Me ha calado, amigo mio,... no hay nada como una reflexión en voz alta como la que has hecho para que todas esas sensaciones de superación cobren sentido. Dejas momentos en el tintero que no desvelaré por si forman parte de la continuación de tu relato y que demuestran el grado de adicción que provoca esto de correr sin mas medios que los que están al alcance de los pies. Solo haré un guiño a la historia con una frase que soltaste un día según nos hacíamos la ruta de los espartanos (12 km), después de un desnivel de 100m en dos kilómetros : "que tendrá esto del running, que tu cabeza te esta diciendo, vuelve por el primer camino que pilles, y los pies siguen en linea recta hacia el objetivo" Tengo que engranar el coco, pero no desestimo engancharme a la Locomotora Lambás para algún evento 2014, aunque sea vagón de cola. Arriba Filípides ¡¡¡¡¡¡¡¡
fperez 10/03/2014 13:50 #2
Eduardo, enhorabuena por asumir ese reto! yo no puedo entrenar contigo, de momento, pero te apoyo y apoyaré anímicamente! Enhorabuena por el Blog, te seguiré cada lunes!
Antonio L. 10/03/2014 10:46 #1
La sensación de correr un maratón es indescriptible, y terminarlo todo un éxito. Prepararte para un maratón es prepararte para un reto personal, psicológico y de una gran fuerza mental a la par que física.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: