Roxana guiza silueta original

En mi onda

Rosana Güiza
Actualidad

Mano dura contra la intolerancia

Musulmanesenespa%c3%b1a detail

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, defiende la idea de expulsar a los inmigrantes que no acepten nuestro modelo de convivencia. Por fin un político que se atreve a decir lo que casi todos pensamos. 

Seguro que estas palabras le cuestan más de un disgusto y alguna que otra acusación de racista y xenófobo al señor González, pero está claro que razón lleva, lo que pasa es que no es políticamente correcto decirlo públicamente y menos de boca de un político, pero tan cierto es como que lo pensamos la mayoría.

 

Dice que “hay que defender sin complejos nuestros valores y reglas de convivencia”, y no es nada del otro mundo, es justo lo que ellos, esos inmigrantes a los que se refiere González, hacen en sus países, defender sus costumbres de tal manera que si los visitas, no es que te recomienden, sino que te obligan a seguir sus normas y reglas. Aceptar a alguien, independientemente de su raza y religión, si es una persona normal que se integra en la vida social de la comunidad a la que se incorpora, es lo más lógico del mundo. El problema está cuando esos que vienen de fuera se aíslan y se unen en torno a sus propias costumbres exigiendo que los que están alrededor se adapten a ellos. No señores, no. No es así.

 

Se trata de ser tolerante, aceptar y vivir en paz. Si fueran “normales”, como tantos otros que vienen de otros lugares o como nosotros que vamos a otros sitios, no habría problema, pero no se puede exigir respeto cuando ellos no lo tienen hacia los demás. No se puede pedir respeto a unas personas que, abrazadas a un libro y a un Dios, maltratan a sus mujeres, las humillan y las denigran. No podemos aceptar en nuestra sociedad a hombres que esconden a sus mujeres detrás de trapos oscuros ocultando así sus deseos carnales mas lascivos y sucios, para evitar sus tentaciones obscenas mas primitivas.

 

No podemos respetar sus costumbres cuando estas son lapidar, azotar, amputar y flagelar a sus mujeres porque no cumplen con sus reglas, con lo que ellos creen que es bueno y establecen porque si. No podemos acoger a personas que imponen burka o hijab haciéndolas creer que es para protegerlas de posibles abusos cuando esa es la manera más brutal de abusar y atentar contra un ser humano, privándoles de su libertad y quitándoles toda la dignidad que tienen o la poca que les queda. A ellas se las lápida si cometen adulterio pero ellos son polígamos. Esto y un sin fin de aberraciones más. ¿Eso tenemos que respetar? Me niego. No. Ni lo respeto ni lo acepto.

 

Como no acepto matar en nombre de nadie ni de nada, tampoco acepto a mi alrededor a gente que no me respete por ser mujer, que se crea superior por ser hombre y que crean que tienen derecho a tratarnos como basura. Por eso estoy con el señor Gonzalez. Hay que expulsar a los que no respeten nuestras normas de convivencia ni nuestros valores, valores que son buenos allá donde vayamos porque competen al respeto, la tolerancia y la dignidad de las personas.         

Comentarios

Jose Andrés 20/01/2015 21:31 #1
estoy deacuerdo con todo lo que has dicho. Mi enhorabuena por decirlo ta clarito. Un saludo

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: