Roxana guiza silueta original

En mi onda

Rosana Güiza
Actualidad

El oro negro de la discordia

Comienzan las prospecciones de Repsol en Canarias en busca de petróleo. ¿por qué tanta desconfianza y trabas a un proyecto que beneficiaría, no sólo a una comunidad, sino a un país entero?

Hoy comienzan en Canarias las prospecciones de Repsol en busca de petróleo. Un punto en el océano Atlántico, desde el cual no se avista tierra y tampoco ella se ve desde ese punto, entre Fuerteventura y Marruecos: ahí está el oro negro. Doce años han pasado desde que la compañía petrolífera española comenzará a estudiar la posibilidad de existencia de petróleo en estas aguas. Doce años de impedimentos, trabas, problemas y polémicas.

 

Gobierno central y canario enfrentados por intereses diferentes en los que es difícil posicionarse. Por un lado, ingenieros, geólogos y expertos en hidrocarburos confirman la seguridad del proyecto. Por otro lado, biólogos, ornitólogos y oceanógrafos avisan de los problemas del impacto medioambiental que puede producirse.

 

Marruecos totalmente de acuerdo, cede sus aguas sin coste alguno, al contrario que España, que ya piensa en un canon y de tantos por ciento. Entre todo esto, me entero de que en la costa de Tarragona hay una plataforma llamada Casablanca que produce ocho mil barriles diarios de petróleo de los 1,4 millones de barriles que consumimos los españoles al día.

 

Desde la ignorancia en biología, ecosistemas y demás temas relacionados con el impacto medioambiental, me fijo en lo que veo, en lo práctico y en los expertos y me pregunto: ¿qué diferencia hay entre la costa de Tarragona y la de Canarias? Porque si no existe ningún problema en la catalana, tampoco tiene por qué haberlo en la canaria.

 

El impacto medioambiental sería el mismo en ambas, sin embargo, en la de Tarragona no se conoce efecto alguno, ni en el medio ambiente ni en el turismo. Entonces, ¿por qué sí debería haber ambos impactos en la de Canarias?. Teniendo en cuenta la seguridad con la que los expertos hablan de la inexistencia de problemas derivados de la extracción de petróleo, al contrario, confirman una seguridad absoluta en el proyecto, ¿por qué tanta desconfianza y trabas a un proyecto que beneficiaría, no sólo a una comunidad, sino a un país entero?

 

No veo yo que en Dubai, por citar un lugar cuya población es inmensamente rica gracias al petróleo, haya problemas medioambientales o de turismo o de ningún otro tipo por culpa de las plataformas petrolíferas que plagan sus aguas. Al contrario, no veo más que beneficios: puestos de trabajo, mejor nivel de vida, abaratamiento del carburante, etc. Pero aquí en España somos expertos en tocar los..., poner pegas, plantear problemas, y todo siempre por intereses políticos.

 

Siempre la política de por medio. Porque si en ningún otro lugar del mundo donde hay plataformas petrolíferas hay problemas medioambientales, no me valen las excusas de este tipo y sólo puedo aferrarme entonces a las políticas. Y todo esto, cuando todavía no se sabe si hay o no hay, ni en qué cantidad, ni si se podrá sacar o no, ni si se podrá comercializar o no. Es como vender la piel del oso antes de cazarlo pero al revés. Ni si quiera tenemos al oso y estamos todos los cazadores pegándonos por él.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: