Roxana guiza silueta original

En mi onda

Rosana Güiza
Actualidad

Cuidado, un rey

O Mohamed VI es un poco impertinente, orgulloso y toca pelotas o los gaurdias civiles que le dieron el alto se pasaron tres pueblos, cosa que me extraña sobremanera.

Este mes de agosto recién pasado se produjo un hecho que ha creado cierta inquietud y malestar en las relaciones hispano marroquíes. No sabemos exactamente qué pasó pero, o el Rey de allí es un poco impertinente, orgulloso y toca pelotas o los guardias civiles que le dieron el alto se pasaron tres pueblos, cosa que me extraña sobremanera.

 

Ya se había avisado de que Mohamed VI iba a estar unos días en la zona e iba a salir a pasear con su lancha. Supongo que ese aviso es para que la guardia civil que patrulla las aguas no "molesten" al monarca si lo ven. El caso es que el día 7 de agosto,  Mohamed VI salió a dar una vuelta por aguas cercanas a Ceuta. La patrulla de la guardia civil que estaba trabajando en ese momento le dio el alto y le pidieron la documentación. Es ahí cuando se lía la cosa.

 

El Rey recurrió entonces al típico "usted no sabe con quién está hablando". Lo que pasó a partir de ahí lo saben los guardias civiles y el rey. Parece ser que el monarca iba con gafas de sol y los agentes de la benemérita no lo reconocieron hasta que no se las quitó. Y digo yo, ¿qué culpa tienen ellos, los guardias, si no reconocen en la lejanía a un hombre?

 

No entiendo el  porqué del mosqueo de Mohamed VI. Si de verdad no pasó nada más que lo que dice el Ministro de Interior, no se entiende que el Rey de allí llamara rápidamente al Rey de aquí, a nuestro Felipe VI, para exigirle una explicación y disculpas. Lo peor es que el nuestro, que es un señor de los pies a la cabeza, se las dio, las explicaciones y las disculpas, rebajándose así ante un impertinente.

 

Estoy segura de que si hubiera sido al contrario, nuestro Felipe VI hasta les hubiera invitado a tomar algo en su lancha. Pero bueno, cada uno demuestra con sus actos la clase de persona que es. Aseguran que esto ha provocado una de las peores crisis diplomáticas de los últimos años entre los dos países. El ejército y la casa real marroquí lo consideran una provocación sin precedentes, tanto es así que Fernández Díaz tuvo que viajar a Marruecos para calmar las cosas.

 

La Guardia Civil se defiende y defienden a los agentes que realizaron la inspección. ¿Qué menos? Sería el colmo expedientar a dos agentes por realizar un trabajo bien hecho, independientemente de quién vaya en el barco. ¿Estamos locos? Me parece una salida de tono la que ha liado Mohamed VI, pero peor todavía me parece que hayamos ido a lamerle el culo por esto.

 

Los agentes aseguran haberle tratado con el respeto y educación con el que siempre trata la Guardia Civil así que, una vez aclarado el incidente, tendría que ser Mohamed VI quién debería pedir disculpas a la Guardia Civil por chulearles y tratar de impedirles hacer bien su trabajo, ya que la Guardia Civil está para velar por nuestra seguridad, no para hacer tratos de favor a nadie, sea quien sea. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: