Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

Libros contra porras

El titular no es del todo mío, (he visto que muchos blogs también lo han utilizado, hay que reconocer que, como lema, es buenísimo), yo lo he cogido de la Cadena Ser, que es la que hoy (escribo esto en Martes, 21) se hacía eco de esta noticia:

Los estudiantes valencianos, protestarán esta tarde por los recortes y la dura carga policial recibida, a las 18:30, armados con€Ś€camisetas blancas y libros en las manos contra las porras de los policías€.

Estoy deseando que llegue la tarde para ver las imágenes, porque la estampa, al menos a mí, se me antoja de lo más graciosa.

Y, claro, la imaginación se me ha disparado. ÂżQué pasaría si la próxima vez que alguien llame a filas para una guerra fueran todos armados con libros? ÂżY si los nuevos entrenamientos de los grupos terroristas se basaran en dialogar y mejorar la oratoria?

Seguro que las cosas cambiaban, o por lo menos, no creo que empeorasen.

Para empezar, si es cierto que de los 13 heridos en las manifestaciones de ayer, 11 eran agentes, dudo mucho que esta tarde, con libros se repita el balance. (Aunque, como alguien se lleve un Diccionario Collins, o el Código Civil, puede pasar cualquier cosa).

Bromas a un lado, no es algo tan exageradamente utópico como estáis pensando. Ya dijo hace mucho Shakespeare (que de esto de enfrentarse a los agentes del orden sabía bastante) aquella famosa frase: €œLa pluma es más poderosa que la espada€. (The pen is mightier than the sword).

Esa frase ha resultado ser cierta durante siglos. Hace mucho más daño un buen discurso que deje al descubierto los errores del enemigo que cualquier contienda física.

Y si cabe, se cumple todavía más en este siglo XXI, donde el marketing y las apariencias han eclipsado por completo a los sentimientos y las opiniones. En un sistema en el que las entrevistas se pactan y los debates se ensayan, quedar en mal lugar ante alguien que sepa defender, de palabra, unos valores legítimos, es un alto precio que pocos estarán dispuestos a correr.

Vamos, que yo no puedo evitar imaginarme a William Shakespeare animando a nuestros jóvenes bien pertrechados con sus libros y sus camisetas blancas, diciéndoles, con su inconfundible estilo algo como€Ś

€œA fe mía que si con la palabra defendéis los valores que merecen ser ensalzados,
y si con buenos argumentos habláis a aquellos que os cercan armados,
vuestros libros y vuestras plumas sus espadas harán flaquear,
y, mancillados en su propio sinsentido, obligados se verán a abandonar.

Retrocederán tras la victoria haberos otorgado,
sin una sola hoja de vuestras armas haber lastimado.€


Eso sí, para ganar cualquier batalla, no basta con llevar los libros, hay que haberlos leído.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: