Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Un curso muy duro académica y socialmente

Está finalizando un curso escolar, un  curso académico, especialmente difícil para la comunidad educativa, para la comunidad universitaria. En dos ejercicios presupuestarios, 2012 y 2013, el recorte en la financiación del sistema educativo ha superado los 5.200 millones de euros.

Se han sucedido y acumulado en estos meses decisiones tan graves como la reducción de plantilla, la supresión de unidades docentes, la limitación de la escuela rural, el incremento de estudiantes por aula, la desaparición de las sustituciones ordinarias de profesorado, la fuerte reducción, cuando no la supresión, de las becas y ayudas al estudio en sus diversas modalidades, la alteración sustancial o la eliminación de los programas de conciliación de la vida familiar y laboral, así como de los recursos necesarios para los refuerzos docentes y la garantía de la igualdad real. Por si fuera poco, hace unos días el Consejo de Ministros ha aprobado, desoyendo las propuestas de una inmensa mayoría de la comunidad educativa, el proyecto de la ley Wert, de la ley de contrarreforma educativa, para que se tramite ante las Cortes Generales.

 

Este fin de curso ha puesto de relieve otro grave problema generado por los recortes y las reformas impuestos en materia educativa por el Gobierno de España y la Junta de Castilla y León. A estas alturas un elevado número de estudiantes de las universidades públicas no saben si van a perder este curso, aun habiendo aprobado las asignaturas correspondientes, por no disponer de dinero suficiente para pagar la matrícula. La exagerada, inútil y antisocial subida de los precios de matrícula, aprobada para el curso 2012-2013 y que parece que se consolida para el próximo, y la injusta, segregadora y equivocada regulación de las becas y ayudas al estudio promulgada en 2012, han generado una situación insostenible, que lesiona gravemente el derecho de igualdad y daña seriamente la universidad pública y su sostenibilidad académica y financiera.

 

Las universidades públicas con gran esfuerzo, entre ellas la Universidad de Salamanca, a pesar de la situación en la que las ha situado el recorte presupuestario, han creado recientemente fondos de solidaridad para evitar que los y las estudiantes dejen sus estudios por razones económicas, precisamente en un contexto de reducción drástica de las rentas personales y familiares. El Partido Socialista de Castilla y León ha definido un serie de acciones con ese mismo objetivo, anunciadas hace unas semanas por su secretario general, Julio Villarrubia, entre ellas la presentación en las Cortes de una proposición no de ley, defendida por el portavoz en esta materia, Fernando Pablos.

 

Esta proposición, que pretende que la Junta de Castilla y León se implique en los citados fondos de solidaridad para que cuenten con financiación suficiente (solución rechazada por el Grupo Popular), indica en su fundamentación que “16.084 estudiantes de las Universidades Públicas de nuestra Comunidad Autónoma que solicitaron beca en la convocatoria estatal se les ha denegado, lo cual significa más del 47% de los solicitantes”. Informa asimismo de que “numerosos estudiantes, a los que sí se les ha concedido beca, están recibiendo estos días una notificación del Ministerio informándoles que deberán devolverla si no aprueban un porcentaje de asignaturas, lo que es una presión añadida impresentable en época de exámenes. Es como si los señores Wert y Rajoy estuviesen arrepentidos de haber concedido beca a estudiantes de Universidades Públicas”.

 

El problema se ha complicado, triste experiencia que estoy comprobando personalmente como docente, porque “desde 2011 todos somos conscientes de que la situación económica se ha agravado, que en Castilla y León existen decenas de miles de parados más, por lo que con certeza hay situaciones sobrevenidas que no están detectadas en la documentación que debe presentarse para valorar cada solicitud. Estas situaciones sobrevenidas se visualizan tristemente en los y las estudiantes que piden al profesorado que le guarden los aprobados obtenidos en el primer cuatrimestre, porque tras la denegación de la beca no pueden hacer frente al pago de la matrícula y perderán el curso”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: