Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Jornada de reflexión

Se cumplen hoy treinta y cinco años de las primeras elecciones generales de la actual etapa democrática española. Tuvieron lugar cuarenta y un años y cuatro meses después de las terceras y últimas de la Segunda República. De las elecciones de 1977 surgieron las nuevas cámaras, el Congreso de los Diputados y el Senado, que actuaron de Cortes constituyentes, redactoras de la Constitución vigente, la de 1978. Votaron 18.590.130 españoles, esto es, el 78,83% del censo (www.congreso.es). Esta legislatura singular inició el 13 de julio de 1977 y finalizó el 22 de marzo de 1979, de conformidad con lo previsto en el Real Decreto 3073/1978, de 29 de diciembre, promulgado el mismo día en el que fue publicada la Constitución en el Boletín Oficial del Estado.

Las elecciones de 1977 otorgaron una mayoría suficiente (165 diputados) a la Unión del Centro Democrático para gobernar con Adolfo Suárez de presidente y facilitaron la condición de alternativa de gobierno (118 diputados) al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) liderado por Felipe González. Se situaron en un lugar destacado el Partido Comunista de España de Santiago Carrillo (20 diputados), la Alianza Popular de Manuel Fraga (16 diputados), el origen de la actual Convergencia y Unión (12 diputados) y el Partido Nacionalista Vasco (8 diputados). También obtuvo representación el Partido Socialista Popular de Enrique Tierno (6 diputados), que resultó la quinta lista más votada a nivel estatal.

Ha de recordarse asimismo que asumió la presidencia del Congreso Fernando Álvarez de Miranda, que únicamente hubo veintiuna diputadas y que los diputados por Salamanca fueron Jesús Esperabé de Arteaga, Salvador Sánchez-Terán y Alberto Estella por la UCD y José Luis González Marcos por el PSOE, y los senadores, Manuel Delgado Sánchez-Arjona, Vidal García-Tabernero y Francisco Vicente por la UCD y Ángel Zamanillo por Progresistas y Socialistas Independientes.

Decía ayer Alfonso Guerra, único diputado que permanece en el Congreso desde entonces, en unas declaraciones a la agencia EFE, que se caracterizaron aquellas elecciones por €œla ilusión colectiva de un pueblo que se encontró con su libertad, así como la legislatura por €œla pasión por el pacto€ y el consenso, que implica €œrenunciar a una parte de lo que quiere cada uno de los que participan en él€.

Añadía que el logro del consenso €œfue enormemente bello en la transición y hoy prácticamente no existe€, pues se perdió la citada pasión por el pacto €œen la segunda legislatura de José María Aznar como presidente del Gobierno y, tras pasos adelante y atrás, vuelve a repetirse€. Y es que €œha desaparecido el dinamismo que el Parlamento tenía en sus primeros años, más parecido al modelo británico que quiso copiar, frente al Congreso en la actualidad, que es más de monólogos que de debate€. Ahora además se ha producido la €œinvasión de las decisiones económicas sobre las políticas, de la razón económica sobre la razón política e incluso sobre la razón moral€.

En definitiva, parece hoy una buena jornada para reflexionar sobre la democracia y su relevancia, sobre el significado del Estado social y democrático de Derecho y de los derechos fundamentales, sobre la importancia de las garantías constitucionales y de los valores superiores del ordenamiento jurídico, es decir, la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. No olvidemos, suceda lo que suceda, principalmente en una situación como la actual, que €œLos ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal€ (artículo 23.1 de la Constitución Española). Solamente la mejora en la calidad de la democracia y la profundización en sus valores nos permitirán salir adecuadamente de la crisis que padecemos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: