Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

!La imaginación al poder!

Que la mentira es un recurso en las artes es tan evidente como su aceptación por parte del espectador-consumidor de cualquiera de sus productos (qué fea es la palabreja). Tanto en la escuelas como en los institutos ponemos énfasis en lo del aprendizaje en consentir las artimañas artísticas, ya sean de puntos, líneas o colores, por hablar de la asignatura que imparto en uno de estos centros de enseñanza pública, para que los alumnos puedan entender y disfrutar el lenguaje del arte plástico a través de trampas, como los sistemas de representación en el plano, el color o el claroscuro, por poner algún ejemplo.  

Lo que me preocupa es si la aceptación de estos juegos y equívocos visuales deja en los alumnos una huella tan profunda que cuando sean algo más mayores y se enfrenten a los discursos de los políticos en campaña electoral y después de ella, sigan pensando que la mentira y el engaño deben formar parte de la vida política cotidiana de igual manera que en un cuadro de Velázquez, €œun suponer€, que diría mi abuela.

Es una pena cuando no una impotencia que llega hasta la exasperación, que no tengamos varas de medir los índices de equilibrio de verdades y mentiras  que debieran acompañarnos en la relación poder-ciudadanía para que el noble arte de la POLÍTICA no nos machaque siempre a los mismos.

Mayo del 68, ParísEl fracaso de los dos grandes pensamientos del siglo XX: comunismo y capitalismo es tan evidente como las mentiras en el arte y en la política de a pie. Urge por tanto una regeneración de las relaciones socio-políticas en las que la participación de la ciudadanía sea algo más que poner una papeleta en una urna cada cuatro años. El nuevo-viejo gobierno que los españoles nos hemos dado no agarra al toro por los cuernos, lo hace por lo más fácil: los trabajadores asalariados y funcionarios fundamentalmente, exactamente como hizo el anterior, dejando sin tocar, y ya les vale, gastos tan importantes como los de la Iglesia, los militares y dejando de recaudar de las grandes fortunas. Pero Âżcómo se creen que nos sentimos viendo pasar delante de nuestros ojos, día sí y día también, a especuladores, constructores, políticos, banqueros y negociantes de nuestro dinero sin que veamos cómo les llega la hora de la cárcel, o tardando tanto en ir a ella, con lo rápido que va cualquier inmigrante sólo por venir en patera, mientras el fraude y los paraísos fiscales campan a sus anchas mientras don M. €œel corto€ calla o sale del pozo al más puro estilo dictatorial: sin periodistas que le incomoden con réplicas a sus contestaciones pactadas?

Dicen que es transitorio, que en dos años saldremos de ésta. Cuestión de fe, ya sabemos que lo que creemos hoy se vuelve humo con demasiada facilidad y en muy poco tiempo. !Dicen que no sabían lo del déficit de sus propias comunidades€Ś anda ya! Que se lo cuenten a otro. Si a todo esto le añadimos que en 10 años de euro hemos perdido bastante de nuestro poder adquisitivo (comparemos lo que han subido los precios con lo que Âżha subido? nuestro salario y tendremos la contestación), la situación actual requiere, como decía antes, un cambio profundo de relaciones sociopolíticas, o, por qué no decirlo, una auténtica revolución social a escala planetaria con un nuevo humanismo que dé al traste con tanto €œchorizo€, para el que no tenemos pan pero sí imaginación, como aquel Mayo del 68.

P.D.: Otro día hablaré de la representación cinematográfica salmantina en la €œresucitada€ Raya hispano-portuguesa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: