Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

De Barcelona a Valencia pasando por Salamanca 

Como decía en el artículo anterior, he ido con algunos de mis alumnos a Cataluña de viaje de estudios, hemos constatado que allí la crisis se vive de otra manera, las calles llenas de gente, terrazas, restaurantes, museos y centros comerciales llenos durante el fin de semana, y sobre todo algo que la distingue de la mortecina Salamanca: no hay carteles de €œliquidación por cierre de negocio€. No hay duda, Barcelona es una ciudad viva.  

Ha sido un placer comprobar la gratuidad y coordinación de los museos municipales, la disposición de los privados y la magnífica preparación de los guías de todos ellos. Los alumnos han sido testigos de cómo se piensa una ciudad, desde las excavaciones romanas aparecidas debajo de ella hasta las últimas tendencias urbanísticas, pasando por el esplendor de su barrio gótico y el mantenimiento para las generaciones venideras de lo que fue la ciudad y provincia más industrial de los siglos XIX y XX en nuestra España, empaparnos del más frágil y bello modernismo de España y ver el ensanche Barcelonés, el plan Cerdá con esas calles interminablemente paralelas y perpendiculares, así como la recuperación, con motivo de la olimpiada, de la zona marítima para uso y disfrute de los barceloneses y visitantes, en la que la ciudad condal se ha abierto al mar de una manera prodigiosa, acabando con años de abandono y suciedad.

Estábamos en esto, cuando, de repente, nos asaltan las noticias desde Valencia: €œmanifestaciones en contra de los recortes en la enseñanza son reprimidas fuertemente por la policía provocando varios heridos€. La noticia fue acogida por todos con cierto escepticismo, cuando no con desdén: no queríamos que nos contaminara el disfrute de aprender a vivir una ciudad que tiene de todo mucho y muy bien planteado. De todos modos, fue comentado por todos los miembros de la expedición, pero sin darle demasiada importancia.

Al llegar de nuevo a Salamanca nos hemos topado con la dura realidad: los alumnos de un Instituto como el nuestro, hartos de pasar frío en las aulas, mientras otros se lo llevan a manos llenas, habían salido a la calle para protestar por ello. Las noticias que llegan de Valencia y, sobre todo, las imágenes que se muestran, hablan a las claras de la contundencia de la represión y de la desmedida respuesta de la policía ante un corte (es verdad que sin permiso de la autoridad competente) de la circulación vial en los alrededores del Instituto Luis Vives de la capital valenciana.

No volveré a repetirme comentando las imágenes que más interesan para su posterior venta y que se nota que hay fotógrafos que andan a la caza de ellas no sólo para el esclarecimiento de los hechos, a muchos de ellos no les interesa nada tal cosa. Sólo me referiré a que este tipo de acciones no contribuyen nada a la calma que se necesita para el análisis, y posterior solución, de una situación económica en la educación pública en la que cada día que pasa es más difícil tener al día los gastos mínimos y normales para mantener la educación en un nivel aceptable: el día menos pensado no podemos ni hacer fotocopias.

El asunto no es banal, y parece que alguien le interesa que sea así. ÂżSe ha preguntado el lector a estas altura de artículo, donde están los estudiantes de la enseñanza privada y privada-concertada? ÂżPor qué  no protestan nunca? Con lo fácil y gratuito que es echarle la culpa a los €œprofesionales€ de la €œkaleborroka€ y de que los palos de los policías pertrechados hasta los dientes, es decir sin recortes en el presupuesto de su vestuario y aditamentos represivos, son los únicos que nos €œdefienden€ de semejantes €œenemigos y bichos antisistema€.

Es más que probable que la enseñanza laica, democrática, libre y gratuita sufra en los próximos meses el retraso más importante de las últimas décadas. Debemos estar bien atentos a lo que se nos viene encima, va en ello nuestra dignidad y la de las generaciones venideras de ciudadanos libres.

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: