E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

SACRIFICIO ANTROPOMORFO: PASOLINI-VIRUEGA

Apasolini5 detail

El drama temporal y sagrado de Pasolini se revela desde los poliédricos precipicios de un universo que, desde la mirada y el análisis de Juan Francisco Viruega, se desdobla sobre la dialéctica del Humanismo Cristiano y del Humanismo Pagano, un cruce mostrado por Goya en la Quinta del Sordo, en las pinturas negras se enfrentan Saturno y Judith, mitos dramáticos y formas cíclicas que, bajo las Sombras, permiten sentir el drama de la síntesis de contrarios, unión creadora esencial para reconocer los héroes de Pasolini.

 

 

 

 

 


En este marco, Pasolini genera en sus películas una inmensa galería de retratos de héroes y heroínas, emergen Medea (Callas como un mosaico bizantino) o bellos guerreros, personajes vestidos o desnudos entre paisajes simbólicos y antropológicos. Se conmemora y se celebra la solemne y mítica Caída del Hijo (Cristo, Ícaro,…), imagen de culto para definir el protagonismos del Altar, pieza clave para construir el lugar sagrado y primitivo de los mitos.

 

 

 


“En la obra cinematográfica de Pasolini abundan los personajes heroicos, interpretados con descarnado lirismo por los rostros huérfanos del Neorrealismo; la cámara-estilográfica del poeta retrata a bellos funambulistas que escapan de los suburbios de Roma para convertirse en proxenetas, mártires, adúlteros, santos y magdalenas. Son hombres y mujeres arraigados a la tierra, rudos y viscerales, inmortalizados por la iconografía pasoliniana, que sublima su humanidad. Franco Citti y Ninetto Davoli, compañeros de viaje hasta el final de su obra –desde ‘Accattone’ (1961) hasta ‘Las mil y una noches’ (1974)- representan el prototipo escultórico de Pasolini: entre la miseria y la lujuria, debatiéndose entre el amor sagrado y el placer carnal, habitan las imágenes de una filmografía irreverente, erigiéndose como semidioses del erotismo en la Trilogía de la Vida, o como víctimas de la tragedia griega en ‘Edipo Rey’ (1967) y ‘Medea’ (1969). Sin embargo, quizá sea ‘Mamma Roma’ (1962) la obra que ha inmortalizado, a través del valor gestual de sus protagonistas, a los dos héroes pasolinianos por excelencia: el adolescente mártir Ettore Garofolo, yaciente en un escorzo similar al ‘Cristo muerto’ (1501) de Mantegna, y la ‘Piedad’ recreada por su madre en la ficción, Anna Magnani. ”


JUAN FRACISCO VIRUEGA (Director de Cine)

Comentarios

jfviruega 25/03/2014 10:17 #2
Se podrían escribir ríos de tinta sobre los héroes y heroínas de Pasolini, su valor escultórico, la fuerza de sus rostros y la iconografía que sembraron en la historia del cine. Muchas gracias nuevamente por confiar en mi, Eduardo. Es un honor tener un hueco en tu blog.
Fioren 23/03/2014 11:30 #1
Para los Antiguos, pocos mitos de la Tragedia clásica fueron tan impactantes como el de Medea, porque concentraban dramatismo y delirio dionisíaco. Porque casi nada puede superar la venganza de una mujer abandonada y engañada después de haber dejado familia y patria por amor, sacrificando a sus propios hijos, convertidos en el festín del adúltero. Era lógico que personajes de tal magnitud dramática fueran atractivos para Pasolini y recuperados para la memoria colectiva, por quien representa la puesta en escena visual de las entrañas telúricas de los sentimientos de raigambre atemporal e inmortal, con la misma pasión que fueron concebidas tan tremendas historias de antaño.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: