E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ESPEJOS IV. Deformaciones, Anamorfosis en la Caverna

Espejoarnolfini detail

La sombra y el espejo se unen para, entre el espejo cóncavo y convexo de la pintura flamenca, definir en el arte alemán, desde Baldung a Pina, la imagen de Saturno y de las Parcas. El velo oscuro y el jinete pálido, como en la parada de los monstruos, marcan uno de los contenidos de Rodrigo Delgado, un artista que traza la leyenda de las deformaciones entre la poética del más allá, desde la perspectiva anamórfica, desde el espectro de las deformaciones ópticas que desdoblan almas para rehacer un mundo quimérico.

 

 


Rodrigo nutre con los espejos abombados el lado invisible de la Tabla de Flandes, recintos de formas que modifican la percepción visual, reveladoras formas del carácter del espejismo que, distanciado del desierto y del paisaje lunar, viaja al reino de las Sombras.
¿Los espejos esféricos definen la belleza de las anomalías y de las distorsiones?
 

      


"Espejos. Espejos cóncavos y convexos. Espejos que deforman el reflejo. Espejos que deforman la “realidad”. Espejos que engordan. Espejos que adelgazan. Espejos que alargan. Espejos que achatan.

 

Espejos.


Cuando la comitiva del circo llegaba a un nuevo lugar e instalaban la enorme carpa que albergaría la farándula, los titiriteros colocaban unas extrañas planchas que reflejaban aparentemente la realidad. La sorpresa de los transeúntes era verse no solo reflejados, sino deformados.

 


Espejos que a través de su reflejo nos deforman el rostro, el cuerpo, y también el alma. Achatan, alargan, engordan y adelgazan el alma
(Rodrigo Delgado Lozano)

Comentarios

Javier 17/02/2014 01:03 #1
Cuando visité la instalación, Mikroskop de Olafur Eliasson¬¬ en la Martin Gropius Bau en Berlín en 2010, la colocación oblicua de los espejos hacía que las imperfecciones (ondulación y la frecuencia de la oscilación producida por el peso de los cuerpos) se sumaran como longitudes de onda hasta producir una abstracción fantasmagórica de la figura humana. Algo similar ocurre con las “dislocaciones rítmicas” en “drumming” de Steve Reich, en las que los motivos rítmicos interpretados al unísono se van distanciando progresivamente unos de otros hasta producir una acumulación caótica de golpes de bongó hasta perder la estructura por completo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: