E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ESPEJO XII. TÚNEL DE ESPEJO: JULIA

Espejorosetti.lilith detail

Los túneles de espejos marcan los desiertos de soledad. Bajo la arena, Julia Barella inunda de agua las luces de los criptopórticos del gran Teatro de Dunas. Julia, vestida verde, desvela en sus poemas su disfraz de sirena y, ante el espejo, se viste de Dafne y cristaliza las aguas convertidas en hilos voluptuosos. Lejanas dunas, espejismo de sol, rival del falso espejo. ¿Se trata del encuentro con los hilos del laberinto de Piranesi? ¿Los signos del espejismo revelan nuestra invisibilidad?

 

 


El Balanceo y la caída – Alicia y Rebecca de Hitchcock - se unen para mostrar cada espejo deforme de Xanadú, eterno retorno, sombra y niebla en Welles; espejo para el Ruinismo y la Soledad de la insigne poeta, el doble reconocimiento de la creadora del poema-espejo.

 

 

En la isla-jardín, de la mano de Venus y Polia, la soñadora J.B. llega a la gruta de espejos, la cueva de Romeo y Julieta ubicada en Bóboli: Polia y Polifilo, la unidad del libro con el jardín, motor del Diluvio de Eros. Entre el poema y el lienzo: ut pictura poesis para las damas surrealistas belgas de Delvaux. ¿Cómo nos afectan los espejos de las cósmicas grutas edípicas?

 


El espejo forma parte del bodegón: Vánitas! Julia tiene un Tocador en su aposento, el espejo vienés es una anomalía; como atributo de Armida es un simulacro en el altar de la morada. ¿El espejo nos dilata los sentimientos?

 


Al leer el espejo, podemos descifrar el emblema. El jeroglífico de la Verdad se impone sobre las sombras vivas que, ante el espejo de nubes, crea un espejo-jardín, un jardín de cristal femenino, alimento de ambigüedad, dilatador de la falsedad del jeroglífico.

 

 

Como en las fábulas de Julia, repletas de fuentes, se manifiestan los fragmentos de espejos de luna; al fin, entra el pétalo de fuego para nutrir las flores de ceniza del tocador modernista, mobiliario fantasmal para los Ojos verdes, triángulo de espejos de Julia.

 


El Sueño de Julia, lienzo desparecido de Rossetti, se alimenta del espíritu caballeresco y marca el renovado retrato de Virginia Woolf; ambas damas unen las artes plásticas y las letras, funden cine y jardín; ante el espejo multiplicado, J.B. cabalga para refugiarse en su intimidad.

Comentarios

Julia 03/11/2013 15:49 #2
Muy emocionante. Gracias, Eduardo
Fiorentina 03/11/2013 13:07 #1
Qué acertado el paralelismo. Julia Barella se ha convertido en la Virginia Woolf de la Literatura hispana de nuestros días ciertamente, así que este panel warburiano ilustrado con las imágenes de Rosetti y el espíritu romántico de los Prerrafaelitas contribuyen a enfatizar el fuerte carácter de ambas. Tremendo elogio. Enhorabuena.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: