E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

CONSTRUCCIONES ILUSORIAS

Abellini four allegories perseverance and fortune detail

Los libros de Juan Antonio Ramírez conforman una Biblioteca orquestada para ilustres personajes de la ficción y de la realidad, para Próspero y para Cervantes.

 


El pensamiento visual se enriquece con los contenidos de las arquitecturas pintadas, uniendo la pintura mural del Renacimiento con los Tratados, encontramos un legado imaginario que resulta útil en el Museo del Prado y en el cine expresionista; el imaginario visual, alimentado por los contenidos literarios, permiten encontrase con el placer íntimo, un deleite utópico ampliado por el placer provocado por la ICONOGRAFÍA DE LA ARQUITECTURA.

 


Las Ensoñaciones ante el Partenón y ante La Alhambra, penetran en el espectador móvil para reconstruir en el interior, con libertad, una arquitectura literaria sublime, cambiante. Los edificios son sueños con un lenguaje poderoso capaz de evocar lugares maravillosos.

 


Recuperando el encuentro de Alejandro Magno con los Jardines Babilonia, podemos recorrer las murallas alimentadas por flores. Estos espacios portátiles, que cada soñador compone con libertad, llevan a itinerarios mágicos orquestados por niveles de pensamiento sensoriales.
Ante el espacio-espectáculo interiorizado, el Soñador (como Polifilo) avanza por el camino del pensador de arquitecturas pintadas; ante el laberinto de Il Filarete, analizando los círculos y las estrellas dibujadas, se descubren los sueños del Humanismo y el gran Enigma. Ante el Teatro-Jardín, aparece el reino de Eros, un mapa organizado por fragmentos de palacios y de esculturas, islas de ruinas vigiladas por Circe.

 


Ante la fuerza de la Astrología, la Ciudad del Sol de Campanella ensalza la determinante importancia del ascenso a una cima para unir los círculos de la ciudad con las coreografías celestes.


Scamozzi descubre al soñador el poder de movimiento de las piezas de artillería que, como bailarines, recorren calles y pasillos representados ya en el Teatro Olímpico; en Palmanova, nos presentó la imagen del Misticismo recuperada en la arquitectura expresionista o en el cine de Ciencia Ficción.

 


Ante la Alegoría Sacra de Giovanni Bellini, descubrimos un sueño humanista. Ante un mirador, desde la unión de la perspectiva geométrica con la Naturaleza, se traducen dos planos, el espacio divino se define desde la arquitectura, el paisaje decora la escena mitológica; lo bello y ordenado se enfrenta al espacio dionisíaco revitalizando las escenas de Vitruvio, justificando la destreza científica de la perspectiva reguladora, frente al espacio natural orgánico, el punto de vista iconológico retorna a lo alegórico para construir el viaje por la arquitectura veneciana para descubrir el espacio solar.    

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: