E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ADOLFO MONTES, CREADOR DE MITOS EN LA SIERRA DE GREDOS

Adolfo Montes, artista vital, observador preciso de la Naturaleza, ha construido una singular trayectoria, capaz de insertar y elevar una nueva mitología a la Sierra de Gredos, a Guisando y a sus paisajes; un genio capaz  de estimular con sus creaciones y su talento un vital ciclo iconológico canalizados de leyendas insondables.

 

1.-Háblenos de sus inicios como artista.

 

Ingresé en la Escuela de Cerámica de Madrid en el curso 1977-78, realicé los cinco años que pedían para obtener el título, y allí conocí al pintor Antonio Rodríguez Marcoida, que era mi profesor de dibujo. Después de nuestros más y nuestros menos, en aquella época era difícil sujetarme tomó gran interés en mi trabajo y me propuso integrarme en una Escuela-Taller que había organizado junto a dos pintores más: Andrés Barajas y paco Piñuela. El estudio “Infantas 32” fue mi segunda escuela, aprendí a dibujar, a grabar, a estampar, a pintar y a conocer cómo funciona este mundo del arte desde dentro, y cómo funcionan los elementos que lo integran. Junto a mi maestro Marcoida, trabajé enseñando a dibujar, grabando para mi y para otros, estampando y realizando mi obra mientras aprendía. Murió demasiado pronto y todavía lo extraño. Por otra parte, mi amistad con Barajas continúa después de los años, es mi segundo “Padre”. Al mismo tiempo, Juan Manuel Llacer, ceramista y profesor de la Escuela de Cerámica, me contrató para impartir clases de “grasas” y esmaltes en su Academia “Faenza”, yo estaba en segundo y fue una locura sacar tiempo para todo, pero rematando la faena me hice socio del Círculo de Bellas Artes, allí dibujaba del natural cuando podía. Comencé a exponer en colectivas, principalmente dibujo y grabado, realicé ilustraciones para el periódico  "Pueblo” y otras publicaciones como la revista “Joyce”, diseñé y tallé “ceras” para joyería, me contrataron para dar cursillos de cerámica, encargos, concursos, etc…Tiempo después, y por circunstancias, dejé la pintura y retomé la cerámica. Mi taller, “Volterra”, se inauguró en 1985, empecé a realizar obra por encargo, principalmente murales, y hasta ahora, que intento lo dejado atrás y seguir con las fachadas.


2-¿Qué destacaría de su proceso creativo?


Supongo que todos los procesos creativos, en el fondo, deben de ser muy similares: Idea, maduración, múltiples dudas: no valgo para esto, sí valgo para esto, incertidumbre: hoy lo veo bien, mañana lo veo mal, buena idea, mala idea, quién me mandará a mí, etc. En la forma, la cosa cambia, cada uno tenemos una manera de resolver los problemas que se van planteando, esta manera es lo que llamamos estilo y es algo propio; con nuestros “tics”, nuestra manías, aciertos y fallos, a veces progresando, otras daño pasos para atrás, como si quisiéramos afianzarnos frente a lo que se nos viene encima. Es complejo, a mí, por ejemplo, lo que más me cuesta es arrancar, tengo algún tipo de miedo escénico, pero una vez metido en el ajo, a pelear, porque esto es una lucha, una lucha que te absorbe, que domina tu tiempo y se come tu espacio. Cuando escucho decir a alguien que le relaja el proceso, me pongo a temblar.


3-¿Cómo descubriría los paisajes del Valle del Tiétar?


Los mágicos paisajes del Valle del Tiétar, contrastes únicos, por un lado desearías que todo el mundo tuviera acceso a ellos, por otro es como si te robaran el mapa del tesoro, algo íntimo. No conozco ningún sitio parecido, colores, formas, perspectivas que aquí adquieren una dimensión distinta, respiran, vibran, cada estación es un espectáculo.

 


4-Está colaborando y trabajando por la dinamización cultural de Arenas y de Guisando. ¿Cómo valora el papel del arte en el medio rural?


Bueno, en realidad, mi colaboración cultural con Arenas se limita a una participación en la exposición colectiva “Tránsitos”, en agosto de este año, y al montaje de una exposición antológica del pintor Tirso Rueda, que estamos preparando para febrero de 2016 en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Guisando, para la cual, desde ahora, pido tu colaboración. Espero poder participar más activamente en un futuro.


Con Guisando es distinto, el proyecto de la Sala de Exposiciones, ya en marcha y, algunos otros en el tintero, como el concurso de Pintura Rápida al Aire Libre, dinamizar el programa de actividades de la Casa del Parque, enfocándola a la artesanía de la región, en principio, con demostraciones de los artesanos para el público, etc., en fin, sí nos dejan trabajar sin meter mucho las narices y sin querer colgarse medallas, a lo mejor conseguimos hacer de Guisando un referente cultural en el Valle del Tiétar y entonces será el momento de colgarse lo que quieran, pero queda mucho trabajo por realizar y hay que realizarlo bien, de momento el Ayuntamiento colabora, pero tenemos que ir más lejos, despacio, pero más lejos. Y necesitamos una regularidad, cumplir con lo hablado, no coger fama de informales: horarios de atención al público, etc.
La importancia del arte, la cultura, en la formación de las personas, es de una importancia vital, es otra forma de ver la vida, las perspectivas se amplían, aprenden y comprenden valores que hoy en día parecen estar cayendo en desuso, educan su mirada, su pensamiento y todo esto no solo en el medio rural, más necesitado por falta de acceso a este tipo de educación, por falta de medios, esto es aplicable a la situación general del resto del país. Por otra parte, no podemos olvidarnos que un buen reclamo cultural: activo, vivo, interesante, serio, atrae un tipo determinado de personas que puede resultar muy importante en el desarrollo económico de la zona.


5-Destaque alguno de sus sueños.


El sueño principal es continuar haciendo lo que me gusta y poder vivir de esto, que no es fácil. También me gustaría pasar largas temporadas, en sus respectivas épocas, con gente como Velázquez, Dreyer, De Chirino, Gustave Moreau, Böcklin, Murnau, Rembrant, Morandi, Guy de Maupassant, John Ford, Max Klinger, y tantos otros de los que sigo aprendiendo cada día. 

 

  1. “EL BESO DE LA NEREIDA”

 

20X26 cmm

LÁPIZ CARBÓN

 

 

2. “EL CONSEJO”

 

13X26 CM

LÁPIZ CARBÓN